Russell Westbrook y James Harden, dos maneras de entender la carrera al MVP

Russell Westbrook sigue persiguiendo el MVP. (Foto: Getty Images)

El debate sobre la carrera hacia el MVP se intensifica justo cuando los dos candidatos a lograr el mayor galardón individual de la NBA se están midiendo entre sí durante la primera ronda de los playoffs. Russell Westbrook y James Harden absorben toda la atención de la serie entre Houston Rockets y Oklahoma City Thunder (2-0) en el momento más oportuno. La evaluación no podría llegar de mejor manera que teniendo a ambos comensales devorando el mismo plato. 

Los argumentos que decantan la balanza de uno y otro lado pesan quintales y es difícil saber hacia dónde se inclinará tras las votaciones. Por un lado, el base del Thunder concluyó la temporada regular con un balance de dobles dígitos en puntos, asistencias y rebotes, mientras que el escolta (con funciones de armador) de la franquicia texana subió a su equipo cinco escalones en la Conferencia Oeste. El año pasado finalizaron en la octava posición y éste lo hicieron en la tercera. 

Si reducimos el duelo de los dos amigos y excompañeros en el Thunder a la expresión más básica veremos que el que salga uno u otro depende de a qué se le dé mayor importancia: si a los números y al récord de más triple-dobles de la historia en una temporada tras superar a Oscar Robertson de Westbrook o al impacto real que Harden tuvo en Houston en aras a hacer del grupo un mejor equipo, más competitivo y más candidato a llegar a las Finales de Conferencia.

La decisión no es sencilla.

James Harden está teniendo más impacto Houston Rockets.

Durante el segundo partido de la serie entre ambos conjuntos, Westbrook volvió a hacer de las suyas y alcanzó 51 puntos, 13 asistencias y 10 rebotes. Su actuación, sin embargo, no fue suficiente para que el Thunder evitara su segundo descalabro fuera de casa. Precisamente ahí reside la disyuntiva del jugador: el base es capaz de registrar el mayor número de puntos de la historia en cualquier triple-doble durante playoffs. De hecho, nadie desde Ray Allen había sido capaz de anotar 50 puntos en la postemporada; pero al mismo tiempo eso no sirve para vencer un encuentro tan importante. Ese fue el fiel reflejo de esta campaña.

Harden, en cambio, consigue más con menos. No le hace falta tener los números de su rival para perseguir y lograr el triunfo. Durante la temporada regular logró clasificar a su equipo a la postemporada en una posición privilegiada donde las haya, y en este inicio de postemporada defendieron su cancha con uñas y dientes antes de probar el ambiente del Chesapeake Energy Arena.   

Muchos piensan que para ser MVP es necesario estar bien rodeado. El brillo puede llegar de manera individual pero éste se pule gracias al trabajo colectivo. Una de las grandes diferencias entre el Thunder y los Rockets es que durante la postemporada, los texanos están contando con seis jugadores que promedian 10 o más puntos en los dos encuentros, mientras que en OKC sólo dos llegaron a dicha cifra. Otros rebaten este argumento dando nombre y apellidos: LeBron James suele dominar por sí solo, con o sin ‘Big Three’. Acumula cuatro galardones.

Se trata de una de las carreras más apasionantes hacia el premio al Jugador Más Valioso y el simple hecho de verles enfrentarse entre sí durante estos playoffs es un regalo para los aficionados.