Wanchope Ábila, acusado de participar de una fiesta clandestina en sus vacaciones en Córdoba

LA NACION
·2  min de lectura

Tras la consagración en la Copa Diego Maradona, el plantel de Boca se encuentra de vacaciones hasta mañana, cuando comenzará la pretemporada. Pero mientras el mercado de pases se transita en calma y sin movimientos, Ramón Wanchope Ábila quedó en el foco de la escena: en Córdoba se lo acusa de haber participado de una fiesta clandestina durante la noche del sábado y la madrugada del domingo.

Según informó Radio Suquía, los vecinos de barrio Remedios de Escalada, ubicado en el extremo norte de la ciudad de Córdoba, denunciaron la organización de una fiesta en la calle 4 que se extendió hasta las 9 de la mañana del domingo y en la que no se cumplió ninguna de las restricciones por la pandemia de coronavirus: en los registros de fotos y videos se aprecia una banda musical en vivo, sillas en la calle y decenas de asistentes sin barbijos ni distanciamiento.

Wanchope Abila participó de una fiesta ilegal y generó una polémicaWanchope Abila participó de una fiesta ilegal y generó una polémica

El delantero de 31 años se encuentra en su su provincia natal luego de ser operado el 18 de enero: una vez terminada la competencia, se le realizó una hernioplastia inguinal bilateral por videolaparoscopia por una hernia. Con un tiempo estimado de 30 días de rehabilitación para volver a competencia, ahora fue apuntado por haber participado de la reunión.

Hernán Crespo: tras su consagración internacional con Defensa, recibió una oferta de un seleccionado

"Natural del barrio, donde comenzó su carrera futbolística en el club local Unión Florida, Ábila no sólo aparece en los relatos de los vecinos enojados, sino también en fotos y videos de la fiesta cantando muy cerca de otros presentes. Hasta cuentan que terminó durmiendo en el piso", se apunta en los medios locales.

De acuerdo a la información que dieron los residentes de la zona, el grupo musical era el que lidera el hijo de Javier "la Pepa" Brizuela, cantante y líder de la banda de cuarteto cordobesa La Barra. Y aseguran que en diversos momentos el propio Wanchope también se sumó a cantar con los músicos.

"El ruido, la música fuerte y los gritos fueron permanentes durante toda la noche, pero los llamados a la Policía obtuvieron como respuesta que vinieran varias veces los móviles pero sin que lograran detener la fiesta clandestina", contó una vecina. Además, se informó que los dos patrulleros que llegan al lugar se tuvieron que retirar porque fueron apedreados en el ingreso a la cuadra donde se realizaba el encuentro.