Vuelve Mascherano. Otros ilustres regresos al fútbol argentino: Tevez, Riquelme, Verón y Cía.

Francisco Schiavo
lanacion.com

El fútbol argentino siempre extrañó a las figuras que se fueron de jóvenes. Algunas más que otras, es cierto. Pero siempre con la nostalgia de un pregunta que muchas veces no tuvo respuesta: ¿cuándo volverán? Lo hizo Riquelme. Ambos a tiempo. O los hermanos Milito, mitad y mitad. O Carlos Tevez, qué lastima, Carlitos, de aquella partida a China. El juego de los regresos ocupa varios casilleros.

Hubo emblemas que sí eligieron el regreso. Algunos en el momento apropiado. Otros, no tanto, que convalidaron la vuelta desde lo simbólico. Casos para todos los gustos.

1- Juan Román Riquelme

Procedente de Villarreal, el Nº 10 volvió a Boca en febrero de 2007. Fue decisivo para la conquista de la Copa Libertadores de ese año, ante Gremio. Tras un breve regreso a Villarreal, jugó en el club xeneize entre 2008 y 2014.

2- Juan Sebastián Verón

Héroe pincharrata: regresó en un momento inmejorable y guió a Estudiantes a la conquista de títulos locales y, sobre todo, de la Libertadores 2009. En el Mundial de Clubes estuvo a un minuto de vencer a Barcelona. Hoy es el presidente del Pincha.

3- Carlos -Tevez

Llegó con gloria de Juventus, en 2015, en un nivel formidable. Hasta que el fútbol argentino terminó saturándolo y eligió irse a China por una fortuna, en 2017; el regreso, en 2018, estuvo condicionado por el desencanto y por la escasa actividad en occidente.

4- Pablo Aimar

River se desvivía por él en sus momentos más delicados. El tiempo los reencontró en 2015, cuando el Nº 10 parecía al margen de la exigencia del fútbol argentino y de la de Marcelo Gallardo. El final no fue el esperado. Al igual que el de Javier Saviola.

5- Diego Milito

En Racing nadie puede discutirle la investidura. Campeón en 2001 y, en su vuelta, en 2014. Construyó la imagen que siempre soñó la Academia. Tanto que, de referente dentro de la cancha, pasó a secretario deportivo.

6- Gabriel Milito

Fue la contracara de su hermano. No solo por haber jugado en Independiente, sino por haber regresado demasiado tarde. En 2011 volvió a ponerse la camiseta de los Rojos, pero el nivel no lo ayudó.

Qué leer a continuación