La voz de la experiencia: así fue el debut de Adolfo Cambiaso como analista de TV en el impactante triunfo de La Natividad

LA NACION
lanacion.com

No es común verlo por Palermo cuando no es un día de actividad para La Dolfina. Tampoco resulta habitual verlo con un micrófono fuera de las clásicas notas tras los partidos. Por eso generó tamaño impacto en la cancha 2, en su estreno como analista de polo para la señal ESPN Extra: a los 44 años, Adolfo Cambiaso debutó como comentarista en el duelo entre La Albertina y La Natividad, por la primera fecha del Abierto de Palermo, y se dio el lujo de presenciar el primer partido de sus sobrinos Bartolomé y Camilo Castagnola, de 18 y 16 años.

Descontracturado, habló tanto de sus sobrinos (hijos de Camila Cambiaso), como del placer de ver en cancha a varios caballos de su cría. Aunque también se dio el gusto de "apurar" para que empiece el partido o de sumarse al show, en algunas intervenciones junto al relator "Tucán" Pereyra Iraola. Por otra parte, destacó la inconsciencia y la inocencia que tiene un polista a los 16-17 años, y que seguramente vivieron los jóvenes de La Natividad. "Me pasó cuando tuve mi debut en Ellerstina", recordó. En 1992, Adolfito tenía 17 años y le marcó 16 goles a Los Indios, récord hasta 2006, cuando Agustín merlos hizo 18.

Es impresionante como Bartolomé hace jugar a los equipos que integra. Es el Riquelme, se toma los tiempos y hace las cosas bien.Cambiaso, sobre su ahijado

Presentado como "el analista de lujo" en el videograph de ESPN, se apoyó mucho en su conocimiento de las crías, en cuestiones técnicas o arbitrales ("está bueno que solo sea el capitán el que hable", dijo) y en su relación con varios de los jugadores presentes en la cancha 2. "La Natividad va a dar pelea, llegaron para quedarse. Y un cruce así, con estos jugadores, es un partido de cancha 1", lanzó, mientras el mundo de polo hacía explotar tanto su teléfono como el del relator. Aportes que también tuvieron algo de consejo, como cuando explicó que La Albertina necesitaba "más paciencia" y "un ajuste del taqueo y los pases".

Terminado el partido, Cambiaso le dijo a LA NACION sobre los chicos Castagnola: "A mí no me sorprenden. Es más: me gané alguno que otro asado por ellos. Juegan muy bien; es cuestión de tiempo, nada más". Adolfito los conoce como pariente, como espectador y como compañero: junto a ellos disputó -y ganó- la Copa de las Naciones, con la camiseta argentina (15-6 al Uruguay de David Stirling en 2017, en Palermo). "Barto puede jugar de 3 y de 4; se complementa bien con Nachi [Du Plessis], que a veces ataca, y él defiende. Jeta es de andar por toda la cancha. Tienen un mérito increíble", los halagó.

Imposible no pensar que hay una semejanza en la carrera deportiva del tío y los sobrinos: Cambiaso se estrenó en el Argentino Abierto cuando era adolescente (con los colores de Ellerstina). "Yo debuté en Palermo a los 17. A esa edad uno es cero consciente. Es divertido jugar un partido de ese nivel, pero a uno no le importa mucho. Yo debuté y ese día hice 16 goles, pero no era consciente de lo que pasaba... Ahora Jeta agarró la pelota y en el primer gol la ensartó 80 yardas. ¡Eso no es consciencia!", contó, entusiasmado. Y ejemplificó detallando la acción de Camilo: "Fijate en las primeras dos jugadas de Jeta: hizo tac-tac-tac, salió jugando, se le tiró por la izquierda al marcador y la puso en el medio del arco. Primer chukker: eso es inconsciencia. Pura".

Imposible, también, no pensar si harán equipo los chicos Castagnola con su primo "Poroto" Cambiaso. "Eso se verá con el tiempo. Hay que ver si Poroto va a jugar bien... Ellos ya juegan bien, y lo merecen porque han trabajado mucho para eso", advirtió Adolfo.

Estaba contento Cambiaso. Le había ido bien con el micrófono, en un lindo primer partido. El relator le había pedido durante un mes que lo acompañara en una transmisión... y al final la vivencia le gustó al líder de La Dolfina, que este año debutará en el torneo el próximo domingo. "¡Divertido! Hay momentos en que uno no tiene ni idea de cómo manejar los tiempos, pero será un tema de experiencia, imagino. Y de sentirse por un rato del otro lado de la pantalla para explicar bien las situaciones". Veintisiete años después de su presentación absoluta como jugador en el Abierto, a los 44 debutó como comentarista televisivo, sin dejar de ser polista. "Fue una experiencia divertida entre amigos. Por eso lo hice", se complació Cambiaso.

En la cancha sigue siendo la referencia máxima del polo. Ahora abrió otra faceta fuera de ella.

Al igual que en el rugby, en este Abierto se pone al aire la explicación de los referís ante una infracción o decisión relevante. Un comentario clave que sirve tanto para los jugadores como para los televidentes, que ahora saben qué es lo que se está sancionando y por qué.La síntesis del gran triunfo de La Natividad

La Natividad: Camilo Castagnola, 6; Matías Torres Zavaleta, 7; Bartolomé Castagnola (h), 7, e Ignatius du Plessis, 8. Total, 28La Albertina: Victorino Ruiz, 6; Francisco Elizalde, 8; Ignacio Toccalino, 8, y Alfredo Capella Barabucci, 8. Total, 30 Progresión: La Natividad, 2-1, 4-1, 5-2, 7-2, 10-3, 11-4, 11-6 y 13-7. Los tantos para La Natividad: Camilo Castagnola, 6; Torres Zavaleta, 4; Bartolomé Castagnola (h.), 3. Para La Albertina: Ruiz, 1; Elizalde, 2; Toccalino, 2, Capella Barabucci, 2 (un penal). Jueces: Matías Baibiene y Martin Pascual. Árbitro: Gonzalo López Vargas

Qué leer a continuación