Vox ataca por Vallecas, donde más le duele a la izquierda

Asier Martiarena
·3  min de lectura
Acto de precampaña de Pablo Iglesias en Vallecas. Podemos
Acto de precampaña de Pablo Iglesias en Vallecas. Podemos

Vallecas va a ver desfilar con apenas cinco días de separación a Pablo Iglesias y a Santiago Abascal. Dos visitas ilustres que no son casualidad. Ambas se producen por la cercanía de las elecciones autonómicas de Madrid del próximo 4 de mayo.

La primera, la del líder de Podemos, ha levantado cierta polvareda. A pesar de ser territorio de la izquierda y el barrio que vio nacer al ex vicepresidente del Gobierno, Vallecas no ha notado su paso por el Ejecutivo. Primero porque hace ya cerca de tres años que se mudó al polémico chalé de Galapagar, y segundo porque las inversiones en este histórico barrio obrero siguen sin llegar.

Pero la que más polémica va a causar es la del líder de Vox que, junto a su candidata en Madrid, Rocío Monasterio, pretende tensionar la precampaña. Vox se defiende señalando que "los barrios de Madrid no son propiedad de nadie". Y tiene razón. Lo mismo que Galapagar no le pertenece al partido de extrema derecha por mucho escrache que aliente frente a la vivienda del líder de Podemos llegando algunos de sus simpatizantes a saltarse el perímetro de seguridad de la vivienda. 

La estrategia de Vox no es nueva. Algo así ya lo pudimos ver Siguiendo la senda marcada por él mismo en las pasadas elecciones vascas, en las que visitó, entre otros, Sestao -donde apenas sacó 319 votos-, y Alsasua -85 votos-, el partido de extrema derecha insiste en fomentar la crispación. 

Es probable que los dirigentes de Vox no centren sus discursos en ensalzar promesas electorales para los vallecanos, sino en denunciar y atacar al candidato de Unidas Podemos para tratar de desacreditarle en un territorio en el que goza de más predicamento que ellos.

Pero el dardo no es solo contra Iglesias, sino contra la izquierda en general. Porque el lugar elegido para su evento no es otra que la Plaza de la Constitución, más conocida como la 'Plaza Roja' por el color de su adoquinado. Allí culminaron en 2019 su campaña Íñigo Errejón y Manuela Carmena, candidatos de Más Madrid a la Comunidad y el Ayuntamiento, respectivamente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Obviamente, lo que busca Vox no es otra cosa que armar un follón. Montar la bronca que, aunque no le granjee demasiados apoyos en Vallecas, sí que le puede ayudar a movilizar a los suyos en territorios más propensos al voto a la extrema derecha. De momento ya han logrado lo que querían, publicidad y notoriedad, porque diferentes asociaciones y grupos antifascistas del distrito de Vallecas han llamado a boicotear el acto de la extrema derecha para evitar que "el fascismo se presente en Vallecas y lo utilice como escenario para su discurso de miedo y odio".

De hecho el llamamiento de la Coordinadora 25S busca repetir la acción pacífica de de desafecto que tuvo lugar en 2019 en Ugao-Miraballes, cuando Ciudadanos decidió realizar un acto electoral en dicha localidad vizcaína cuando allí ni siquiera se presentaba a los comicios. ¿Cuál es el efecto buscado? Persianas bajadas, silencio, y una concentración dándoles la espalda.

Se puede decir que Abascal necesita ganar votos en nuevos territorios. Las pasadas elecciones generales delimitaron claramente los feudos de la extrema derecha en Madrid. Localidades periféricas, con poca densidad de población y cercanas a zonas y polígonos industriales, y municipios del norte de la Sierra como Navacerrada o El Boalo. Y pasar del cinturón periférico al cinturón rojo, para intentar teñir de verde algunos municipios. Algo que necesita, y con urgencia, visto el descalabro que le auguran todos los sondeos realizados hasta la fecha.

En vídeo | El escrache del ‘negro de Vox’ a la estatua del Che Guevara de Leganés

Más historias que te pueden interesar: