Volvió Nick Kyrgios tras casi un año y no pasó inadvertido: saque de abajo fallado y triunfo en Melbourne

LA NACION
·2  min de lectura

Fueron 342 días sin el australiano Nick Kyrgios en el circuito. Demasiado tiempo para un jugador distinto, irascible, polémico y muy talentoso, que nunca pasa inadvertido. El actual 47° del ranking mundial había jugado por última vez el 26 de febrero de 2020, en Acapulco, y, tras la reanudación del tour después de la cancelación de cinco meses por la pandemia, había decidido quedarse en su país sin competir. Pero con la gira mudada a Australia, hoy regresó. Y lo hizo en uno de los dos ATP 250 de la bautizada Melbourne Summer Series, en el Murray River Open: venció por 3-6, 6-4 y 7-6 (7-4) al francés Alexandre Muller.

ATP Cup: la Argentina perdió con Rusia en el debut del torneo de equipos

Kyrgios conectó 22 aces ante Muller, en el court 3 del Melbourne Park. "Cuando perdí el primer set no entré en pánico", se enorgulleció Kyrgios, que se enfrentará con su compatriota Harry Bourchier (342°) en la segunda ronda. En el sexto game, sacando 2-3 y 40-0, intentó hacer uno de sus clásicos: servir de abajo. Pero falló (la pelota quedó en la red). De todos modos, la acción fue celebrada por el puñado de espectadores. El segundo saque lo realizó en forma convencional y tras la devolución de Muller, el jugador nacido en Canberra definió el punto con una exquisita volea a contrapié.

"Estoy contento por la manera en la que he manejado el partido y creo que es parte de la experiencia. Me decía a mí mismo: 'mira, perdí un set, es el primero en tu regreso y estás jugando ante un tipo que no tiene nada que perder'. Salió lanzado a pista. Creo que [Muller] hubiera batido a un buen número de jugadores del cuadro", destacó el jugador de 25 años, 13° del ranking en 2016.

Lo mejor del partido... y el saque de abajo

Kyrgios, estando enfocado, es, sin dudas, un tenista de temer, que ha batido a Rafael Nadal (tres veces), Novak Djokovic (dos) y Roger Federer (una). En el ATP Murray River Open, Kyrgios busca el séptimo título individual de su carrera. El último trofeo del australiano fue en Washington 2019. No hay dudas de que el tenis recuperó a una de sus mayores atracciones.