Volvió la MSN: Messi, Suárez y Neymar en la foto más esperada en Punta del Este

LA NACION
lanacion.com

La delantera de época volvió a reunirse en una foto. Pero de etiqueta, no como los fanáticos de Barcelona soñaban, nuevamente con los bastones azulgrana en el pecho. No fue en el Camp Nou, sino en una glamorosa noche esteña. Pese a que el vestuario culé no tuvo éxito cuando a principio de temporada insistió casi hasta la sublevación para repatriar al brasileño Neymar desde PSG, al menos se reencontraron para otra vez desatar la fiesta. Otra fiesta. Aunque no hubo goles, gambetas ni diabluras, cuentan que volvieron a divertirse como antes.

Se estiman, se respetan, se admiran. Se extrañan. Se buscaban en la cancha, se buscan casi a diario a través de un grupo de WhatsApp que crearon para desafiar la distancia geográfica que abrió el crack brasileño desde mediados de 2017, cuando Neymar cometió un error estratégico del que está arrepentido: se alejó del lugar que futbolísticamente lo hacía feliz. Lógico, si entre los tres representaron la mismísima fantasía.

Coincidieron tres temporadas en Barcelona: 2014/15, 2015/16 y 2016/17. Enseguida hubo química y en la primera estación consiguieron el triplete -Liga, Copa del Rey y Champions- y encadenaron la fascinante cifra de 122 goles, entre los 58 de Messi, los 39 de Neymar y otros 25 de Suárez. Un curso después... se superaron: fueron 131 los goles, entre los 59 de Suárez, los 41 de Messi y otros 31 de Neymar. En la tercera desaceleraron, resultó la más. flojita, con apenas 111 goles, entre los 54 de Messi, 37 de Suárez y 20 de Neymar. La suma de la voraz productividad de la célebre MSN se vuelve escalofriante: convirtieron 364 tantos y sirvieron 211 asistencias. De fábula. Cómo no soñar con el reencuentro de, muy probablemente, la sociedad más desequilibrante del planeta en este siglo XXI.

Neymar seguirá en París, algo a disgusto. El pase a Barcelona no se ha hecho y quizás no se vaya a hacer jamás. Por eso, cada encuentro es especial para ellos. Se robaron el estreno del verano. Ellos abrieron la temporada de figuras de alto nivel en Punta del Este. Messi y Neymar llegaron hasta el balneario uruguayo para acompañar a Luis Suárez, que organizó una lujosa y selecta fiesta para celebrar los diez años de casado con Sofía Balbi. El lugar elegido fue un hotel casi infranqueable para los paparazzi, sobre una montaña a 6 kilómetros de la playa. El Fasano Las Piedras, inaugurado en el 2010, cumplió con los requisitos de privacidad, lujo e independencia. Incluso, los empleados debieron ingresar sin celulares y firmar un contrato de confidencialidad.

Messi viajó desde la Argentina junto a su esposa Antonela Roccuzzo y su hijo mayor Thiago. También llegaron desde Europa, y se fueron pocas horas después de los festejos, el defensor Jordi Alba y su pareja Romarey Ventura, y el volante Sergio Busquets junto con Elena Galera. La fiesta VIP contó con 160 invitados.

Todo comenzó con una ceremonia religiosa en la terraza del hotel, situado a la altura de La Barra, y fue dirigida por el sacerdote Juan Andrés Verde. Además, hubo cuatro violinistas y canciones a cargo de Agustín Casanova, del grupo Marama. Acompañados por sus tres hijos, Delfina, Benjamín y Lautaro, Suárez y Balbi intercambiaron alianzas caladas con sus respectivos nombres, confeccionadas con oro blanco y brillantes. Toda la decoración fue con rosas blancas y varios detalles, y hubo souvenirs con las iniciales de la pareja. Al culminar la ceremonia, Casanova y la intérprete y actriz argentina Maia Reficco cantaron "I´m yours" de Jason Mraz, el mismo tema que la pareja eligió cuando se casó hace 10 años.

El look de los Messi en la fiesta de Luis Suárez en Punta del Este

Un punto que destacaron los presentes y también la pareja fue que todos los regalos que recibieron los esposos será donado a la fundación Pérez Scremini, apadrinada por Suárez y por Balbi, y que se dedica a la atención a niños que padecen cáncer. "Creo que todo el mundo tiene fuerza para poder consagrarse, y soy un agradecido por todo el esfuerzo que hice desde chico. Desde pasar dificultades, como las pasó todo el mundo, hasta disfrutar de una linda noche con mi familia y mis seres queridos", destacó Suárez, el goleador histórico de la Celeste.

La fiesta continuó con la cena. Las servilletas y otros detalles para los invitados incluyeron el monograma con las iniciales del matrimonio. Y tampoco faltaron los shows en vivo. Durante la cena, la uruguaya Manuela Bervejillo deleitó a todos los invitados con su voz. A medianoche fue el turno de la mundialmente reconocida cantante y compositora colombiana Karol G., en tanto el cierre estuvo a cargo de Pablo Lezcano.

Según averiguó LA NACION, los que cerraron la fiesta fueron Luis Suárez, Sofía Balbi, Lionel Messi y Antonela Roccuzzo, que se quedaron bailando hasta las 7 de la mañana, antes de retirarse a dos de las 10 suites con las que cuenta el hotel. Pero de todos habría un bonus track: la fiesta continuó el viernes al mediodía, con un asado para los invitados que pasaron la noche en el Fasano, donde la pareja alquiló todas las habitaciones y los 20 bungalows distribuidos en el complejo, que tiene más de 450 hectáreas. Inolvidable para todos, especialmente para ellos tres, para Messi, Suárez y Neymar, por razones en código futbolero. La ceremonia les cayó justo, también, para renovar su cómplice pacto con la genialidad.

¿Posible reencuentro en la Champions League?

Tento PSG como Barcelona están en octavos de final de la Champions League. Si superan esa etapa, el destino podría enfrentarlos en cuartos de final. Como se recuerda,Neymar resultó clave en aquel resultado histórico (6-1) en el Camp Nou en 2017, con el que el brasileño le mostró al mundo que puede hacerse cargo de cualquier equipo.

Qué leer a continuación