La vivienda está bajando, ¿es hora de comprar o de esperar?

Jaime Quirós
·4  min de lectura

Cuando irrumpió la crisis del coronavirus, el mercado inmobiliario de España llevaba creciendo de forma estable desde enero del 2014, cuando tocó mínimos tras la crisis del 2008. Esta subida continuada de las cifras de ventas totales y de los precios se apoyaba fundamentalmente en la venta de viviendas de segunda mano. De hecho, en julio del año pasado se alcanzó el máximo de ventas en las viviendas de este tipo. Pero es también en esta fecha el momento en el que la cifra total de ventas empezó a registrar un ligero descenso, lo que auguraba un posible agotamiento del mercado inmobiliario.

Si en enero era necesario ser prudentes ante los retos que presentaba el sector, como el acceso a la vivienda o la Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario, a partir de la pandemia es aún más importante mantener la calma ante el nuevo escenario que se vislumbra y hacer una tarea de análisis de la nueva situación.

También de interés:

La pandemia del coronavirus también ha tenido efectos en el mercado inmobiliario produciendo un abaratamiento del coste la vivienda. Foto: Getty Creative.
La pandemia del coronavirus también ha tenido efectos en el mercado inmobiliario produciendo un abaratamiento del coste la vivienda. Foto: Getty Creative.

Durante la pandemia el mercado se paralizó por completo. Las operaciones en marcha antes de la crisis del coronavirus se quedaron en pausa, los inversores frenaron la especulación y el inminente aumento del desempleo hizo su parte con la demanda.

Ahora, la gran pregunta es: ¿cómo puede evolucionar el mercado inmobiliario y qué podemos esperar a la hora de comprar una vivienda?

Todo parece indicar una bajada de precios. Algunos informes, como el de la tasadora Gloval Analytics, hablan de un comportamiento en los precios similar al de la crisis en 2008, valorando que pueda producirse una caída en los próximos 18 meses. Sus estimaciones barajan caídas probables entre un 6,47% y un 8,11% en tres y seis trimestres respectivamente.

De hecho los datos ya confirman esta bajada de precios. Por la misma cantidad que hace unos años se pedía por un piso en las afueras de la ciudad, hoy es posible adquirir una casa mejor situada. Tan sólo es necesario hacer la comprobación en los anuncios de particulares o de agencias.

El precio, sin duda, es un factor a tener en cuenta, pero no el único. Para la mayoría, adquirir una propiedad viene de la mano de una hipoteca, y estas nunca han sido tan económicas.

El Banco Central Europeo (BCE) ya ha adelantado que no moverá ficha con los tipos de interés hasta por lo menos 2022 y que continuará con sus políticas de estímulos. Por lo que el próximo año será un gran momento para pedir una hipoteca.

El índice al que se referencia la gran mayoría de las hipotecas variables en España no ha salido de terreno negativo desde febrero de 2016. Tras cuatro mínimos históricos consecutivos este año (agosto, -0,35%; septiembre, -0,41%; octubre, -0,46%, y noviembre, -0,48%), el euríbor se sitúa ya muy cerca del tipo de depósito del BCE, en un mínimo histórico del -0,50%. Las entiendes financieras tratarán de captar nuevos clientes a través de préstamos hipotecarios con condiciones ventajosas.

Una oportunidad

La bajada de precios y la coyuntura de la financiación trazan el escenario perfecto para valorar la posibilidad de comprar una vivienda.

Los expertos señalan que la recta final del año es uno de los momentos más rentables para comprar vivienda y este año, derivado de situación que ha dejado la pandemia, todavía más. La banca, el euríbor, los cambios fiscales o la oferta del mercado se encuentran a favor para llevar a cabo una operación de compra de un inmueble.

A toda esta casuística tenemos que añadirle la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, que modifican el tipo impositivo del IRPF al que deben tributar las ganancias patrimoniales superiores a 200.000€, que sube tres puntos y pasa del 23 al 26%. Los nuevos presupuestos entrarán en vigor el próximo 1 de enero y se prevé que los vendedores intenten anticipar la venta con el objetivo de evitar pagar más impuestos por la misma operación el mes que viene.

Por otra parte, la vivienda sigue siendo una apuesta clara para invertir, tanto para los pequeños ahorradores como grandes inversores.

Las personas que tenían pensado comprar una vivienda y que afortunadamente mantengan sus condiciones económicas y laborales tras esta crisis sanitaria, encontrarán grandes oportunidades para comprar su casa o invertir en el mercado inmobiliario.

La crisis producida por la Covid-19 ha hecho que las previsiones cambien. Existen diversos factores que dibujarán el futuro del sector inmobiliario. El confinamiento ha puesto de manifiesto al sector la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos. La sociedad se dirige hacia un paradigma tecnológico, con una clara tendencia al teletrabajo, que provocará más demanda de comodidad en el hogar y auge de la domótica.

El próximo año será clave para conocer el impacto que ha tenido la crisis del coronavirus en el sector inmobiliario. Por lo general, el mercado de la vivienda necesita más tiempo para reflejar los cambios macroeconómicos. En este sentido, 2021 empezará a mostrar la dirección que tomará la vivienda después de la pandemia y tras recoger los flecos que ha dejado 2020.

También te puede interesar:

VIDEO | Este truco para hacer pan es uno de los vídeos más vistos del año

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias