El virus, al acecho de la Villa Olímpica

·1  min de lectura

Daniel Blumrosen Juárez, enviado

TOKIO, Japón, julio 18 (EL UNIVERSAL).- De pronto, la Bandera mexicana apareció izada en la Villa Olímpica. Es el enésimo efecto colateral de la pandemia de Covid-19, esa que genera innumerables jaquecas al Comité Organizador de los cuartos Juegos que alberga Asia.

Debido a que las tradicionales ceremonias de izamiento suelen concentrar a varias personas, el ministerio de salud y el propio Gobierno japonés decidieron que las Banderas fueran colocadas en el lugar donde se hospedan los atletas que competirán en Tokio 2020, sin el más mínimo protocolo. El objetivo de todos está muy claro: reducir el margen de riesgo lo más que se pueda.

El problema es que ha explotado la primera granada del virus con la confirmación de un caso positivo en un directivo extranjero que ya estaba en la Villa. De inmediato fue sacado y llevado a un hotel, donde ha iniciado una cuarentena de 14 días.

Hecho que reactiva a las voces que están en contra de los XXXII Juegos Olímpicos. Las protestas en Tokio siguen, pese al estado de emergencia por el coronavirus. Incluso, algunos legisladores nipones buscan impulsar una ley con la que se intentará cancelar la justa, aunque parece tardía, porque falta menos de una semana para la inauguración.

Olímpicos al día

Basquetbol. El Dream Team tiene hoy gran prueba de fogueo, ante España.

Futbol. Alemania abandonó duelo amistoso contra Honduras por insultos racistas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.