Violencia en el fútbol francés: Marsella no pudo jugar por los disturbios que causaron sus hinchas

LA NACION
·4  min de lectura

PARIS (AFP) - El partido de la primera división del fútbol francés entre Marsella y Rennes, previsto para este sábado, debió ser postergado después de los disturbios protagonizados por un grupo de hinchas en el centro de entrenamiento del Marsella, anunció la Liga de Fútbol Profesional (LFP) a tres horas del partido.

Muy enojados por los últimos malos resultados del equipo, unos 300 aficionados del Marsella acudieron este sábado a La Commanderie, el centro de entrenamiento del club, donde unas 25 personas fueron detenidas.

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde. Llegados en grupo y con una gran pancarta con el mensaje "Cassez vous" ("Váyanse"), los hinchas se amontonaron ante las rejas de seguridad que rodean el predio.

Allá comenzaron a encender petardos, fuegos de artificio y bengalas. Alguno de estos artefactos fueron lanzados al interior del recinto de entrenamiento y tres árboles acabaron calcinados. Algunos hinchas penetraron en el centro de entrenamiento y, según algunos medios, apedrearon el autobús que debía trasladar a los jugadores al Estadio Velodrome.

Según los diarios L'Equipe y Le Parisien, el defensa español Álvaro González habría sido alcanzado por un objeto, aunque el Marsella no confirmó estas informaciones.

La policía llegó para ayudar a los hombres de seguridad del club y logró acabar con los incidentes, deteniendo a 25 hinchas. En la intervención, siete policías resultaron heridos y tres vehículos policiales sufrieron daños.

El día ya había comenzado con el despliegue de pancartas en contra de los actuales dirigentes del club en diferentes puntos de la ciudad, especialmente contra el presidente Jacques-Henri Eyraud, todo ello después de que el viernes el entrenador portugués André Villas-Boas admitiera en conferencia de prensa que, salvo una sorpresa, no continuará la próxima temporada. Ante la gravedad de lo ocurrido, el Marsella solicitó el aplazamiento del encuentro, lo que fue aceptado por la Liga Profesional de Fútbol.

Horas después, Marsella denunció públicamente el "inaceptable ataque" y la "violencia injustificable" de la protesta. "Se han cometido robos y ha habido vehículos dañados. Cinco árboles han sido quemados, con la única voluntad de destruir. Los daños en el interior de los edificios se elevan a centenares de miles de euros", afirmó el club en un comunicado.

"Pese a la intervención de las fuerzas del orden, un estallido de violencia injustificable ha puesto en peligro la vida de las personas en el lugar (jugadores, técnicos, policías, agentes de seguridad, empleador)", denunció el club, que anunció que presentará una demanda contra los responsables "de esta barbarie".

Marsella, club en el que juega el argentino Darío Benedetto, ha sufrido el aplazamiento de varios partidos esta temporada, pero anteriormente se debían a la pandemia del covid-19. Tiene pendiente de disputa un duelo ante Niza, que recuperará el 17 de febrero, y la reprogramación forzosa del partido ante Rennes complica la composición del calendario del equipo, que lleva tres derrotas ligueras seguidas.

La mala racha deportiva es el principal motivo del enfado de los hinchas. Marsella llegó a la 22ª jornada en la sexta posición, lejos de la pelea por el título, como era inicialmente su objetivo.

Y fue superado en la clasificación por Lens (6º), que en el otro partido programado para el sábado, se llevó los tres puntos en su visita al Montpellier (11º) tras imponerse por 2-1 en duelo de equipos aspirantes a jugar la próxima edición de la Europa League.