En Vigo se hace la luz para iluminar una Navidad faraónica

Agencia EFE

Vigo, 23 nov (EFE).- La Puerta del Sol, en el centro de Vigo, ha congregado este sábado a miles de personas que han alzado al mismo tiempo sus cabezas para contemplar a las 20:40 cómo se iluminaban los 32 metros del árbol de Navidad de la ciudad, la principal atracción de las fiestas viguesas, las cuales resplandecen ya gracias a los diez millones de luces Led instaladas por el Ayuntamiento.

El árbol, correlato de la creciente ambición de las Navidades de la ciudad gallega, mide este año un metro más que el pasado y, con toda probabilidad, uno menos que el año que viene.

El entusiasmo y la devoción con que se emplea el alcalde, Abel Caballero, para dotar a la urbe de unas fiestas grandiosas, casi faraónicas, ha encontrado franca respuesta en los vigueses, que comenzaron a llegar a las inmediaciones del árbol a las cuatro de la tarde pese a la permanente amenaza de lluvia, y que entonaron una sonora ovación cuando se hizo la luz.

"Queremos que todo el mundo disfrute con nosotros la Navidad, queremos retomar el espíritu de Navidad de nuestros abuelos", gritó el alcalde, que fue recibido por la ciudadanía como una estrella de rock, ante la atenta mirada de docenas de medios de comunicación acreditados.

Caballero se dirigió en inglés al alcalde de Nueva York para recordarle que la Navidad de Vigo es "la mejor del mundo", llamó "osado" al de Madrid por intentar retar a la ciudad gallega, e invitó a Vigo a los 8.131 ayuntamientos de España, a los que tendió "una mano de amistad".

Desde las ventanas voló confetti al mejor estilo de la final de la Liga de Campeones y mucha nieve artificial para celebrar el encendido de una calle dedicada a Frozen 2, cuyo preestreno tuvo lugar esta semana en la ciudad.

Tanta pasión despierta en Vigo el encendido de las luces, cuya hora de llegada llevaba semanas anunciada en un reloj que descontó el tiempo hasta la señalada, que el Ayuntamiento hubo de diseñar un plan especial de tráfico y recomendar con anticipación a los vigueses que evitasen asistir con mascotas, carros de niños o vehículos de movilidad personal.

En total, se calcula que han sido unas 13.000 personas las que han podido ver en con sus propios ojos ese segundo mágico, mientras que unos cuantos miles más lo han podido seguir a través de seis pantallas gigantes instaladas en puntos estratégicos de la ciudad o a través de Televigo y varias páginas web, que lo han ofrecido en directo.

Un año más, compite con el árbol lo que en Vigo se conoce popularmente como la Estrella de la Muerte de 'Star Wars', una bola gigante de Navidad en la que se han citado mañana los seguidores de la saga creada por George Lucas; además del gran regalo, una caja gigante iluminada en el inicio de la Gran Vía.

Este año, además, el Ayuntamiento ha instalado una noria gigante de 62 metros de altura y 48 cestas, iluminada por 180.000 leds y con capacidad para 192 personas, cuya inauguración estaba prevista para mañana pero que, según fuentes del Ayuntamiento, habrá de posponerse hasta el miércoles a las 18:30 por las inclemencias del tiempo.

Media hora antes, también el miércoles, se abrirá al público un gran mercadillo navideño con casi 60 puestos dedicados a la venta de artesanía, alimentación y productos de hostelería de diferentes marcas.

Y como una Navidad sin nieve parece poca cosa, los vigueses disfrutarán este año de un cañón que la expulsa periódicamente para teñir de blanco una calle de la ciudad, y de una rampa de hielo artificial en el Náutico de más de 50 metros.

A todo ello hay que sumar arcos de luces en cientos de calles; renos, pajes y docenas de motivos navideños en los lugares más transitados de la ciudad, además de un notable abanico de atracciones infantiles para que el disfrute de los vigueses.

De hecho, encontrar cama este fin de semana en Vigo se ha convertido en una tarea hercúlea, puesto que una gran cantidad de personas procedentes de otros puntos de Galicia y España han decidido que las luces de Caballero bien merecen una escapada de fin de semana hasta la mayor ciudad de Galicia.

En total, el Ayuntamiento ha invertido 1,1 millones de euros para un montaje que ha corrido a cargo de la empresa cordobesa de Puente Genil Ximenez Group y que ha convertido a Vigo en un parque de tracciones navideño que no se apagará hasta que los niños hayan abierto los regalos de Reyes el próximo 6 de enero.

Ramón Martínez

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación