La vieja estrategia de Marcelo Gallardo para que River logre la "épica" ante Palmeiras en la semifinal de la Copa

LA NACION
·3  min de lectura

Por la épica. River quiere más. No se conforma. Nunca se da por vencido. Traza estrategias, mueve fichas, compite. Marcelo Gallardo no quiere saber nada con eso de que la serie está definida, entiende que es un resultado complejo, pero para nada imposible para llegar a la final de la Copa Libertadores. La ilusión del conjunto millonario late y tiene argumentos para creer que la empresa ante Santos no es una locura. Por eso cuando la información que llega desde Brasil habla de movimientos que se presumen defensivo cuando el conjunto de Núñez necesita golear, nadie se atreve a creer que la idea es equivocada.

"Tenemos que jugar un partido perfecto y ya hemos jugado partidos perfectos". La palabra de Marcelo Gallardo en la última conferencia de prensa, permite comprender que el entrenador piensa un partido que nadie hubiera imaginado: en lugar de Jorge Carrascal que era parte del bloque ofensivo y carta de creación, eligió a Paulo Díaz para reforzar la línea defensiva. Resulta interesante la estrategia porque el conjunto millonario necesita que no le conviertan y marcar, al menos, tres goles para forzar los penales. Un cambio defensivo para ser ofensivo.

Debía Gallardo reconfigurar el equipo porque uno de los errores que cometió en el primer duelo y que significó caer por 3-0, fue la expulsión de Carrascal cuando a los quince minutos del segundo tiempo -y perdiendo 2 a 0- perdió el control y pegó una dura patada que el árbitro del partido castigó con tarjeta roja.

Paulo Díaz, la carta elegida para reemplazar a Jorge Carrascal
Fuente: Archivo - Crédito: Mauro Alfieri

Incluir a Paulo Díaz y contar con tres defensores centrales, es un esquema que utilizó a comienzos de 2020 y le resultó muy efectivo cada vez que necesitó conseguir un resultado. Los tres marcadores centrales en el fondo y los laterales adelantados, le quitan responsabilidad en el retroceso a Nacho Fernández y a De La Cruz, que pueden tener más atención ofensiva.

Esta alineación también ayudaría a contener a los extremos de Palmeiras, pero la idea de River es torcer el rumbo de una serie que lo tiene muy golpeado. En esta Copa Libertadores Gallardo utilizó dos veces una línea de cinco defensores con tres marcadores centrales: en el 8 a 0 contra Binacional, con Díaz, Robert Rojas y Matínez Quarta y en la victoria en los octavos de final por 1-0 ante Paranaense, con Díaz, Rojas y Javier Pinola.

Robert Rojas y Marcelo Gallardo: el DT sabe que jugar con tres centrales es lo que mejor le sienta al defensor paraguayo
Fuente: Archivo

Ahora bien, dentro del escenario de la épica, la referencia más exacta para comprender cómo le dio resultados a Gallardo disponer de tres centrales en la última línea, es la recordada victoria de 2017 ante Jorge Wilsterman. En el partido de ida, los millonarios cayeron por 3-0 en Cochabamba y debían resolver la serie en el Monumental. Para la revancha el DT dispuso una defensa con Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana y Pinola, lo que le permitió al equipo de Núñez golear por 8 a 0 con cuatro tantos de Ignacio Scocco, dos de Enzo Pérez y uno de Nacho Fernández.

La idea de Gallardo es dar otro golpe en la Copa Libertadores y por eso recurre a fórmulas que conoce. Tiene River con qué creer en la "épica", la estrategia sostienen la ilusión.