Una vida en la que estaremos conectados a 5.000 dispositivos a la vez

Sebastián Aguirre
·6  min de lectura
Woman using mobile payments online shopping and icon customer network connection. Digital marketing, m-banking and omni channel.
Statista proyecta unos 75 mil millones de dispositivos conectados a Internet en todo el mundo en 2025, casi el triple de los que hay en 2020.

El celular, el reloj y el televisor, el portátil, la tableta y los audífonos, la impresora, el bafle y las cámaras, el carro, la nevera, la aspiradora, las luces, las cortinas y las ventanas... hasta allí la cuenta va en catorce dispositivos a los que estamos conectados en la actualidad al mismo tiempo, y dejamos por fuera a muchos otros. ¿Se imagina cómo será su vida cuando estemos vinculados con 5.000?

Pues ese es el futuro que dentro de poco –en el rango de los próximos treinta años, incluso menos– nos espera, de acuerdo con los vaticinios de expertos. Todo potenciado por el auge de la tecnología 5G, que crece a pasos lentos pero seguros en Latinoamérica, con avances incipientes aún en Uruguay y Brasil, y licitaciones de espectro y pruebas pilotos en países como Chile, Colombia, entre otros.

Estadísticas de Statista, que cita a GSMA –asociación de operadores móviles– como fuente, señalan que en la región el número de conexiones 5G pasará de 300.000 y una tasa de penetración del 3 % a 700.000 y 4 % en 2021, y en 2025 esas cifras alcanzarán las 61,9 millones de conexiones y una tasa de penetración del 41 %.

Por si fuera poco, Manuel Enrique Ramírez, director de Tecnología para Latinoamérica en Nokia, asegura que para 2030 ya se está visualizando la tecnología 6G. Sí, cuando aún se intenta implementar la 5G. En palabras del especialista, “con la 4G se pueden lograr conectar miles de dispositivos por kilómetros cuadrado; con la 5G serán millones de dispositivos en esa misma área y la 6G permitirá que sean decenas de millones”.

¿Cómo será nuestra vida con estos cambios?

En diálogo con Yahoo Finanzas desde México, Manuel Enrique Ramírez explicó cómo será la vida humana al cabo de diez años, cuando finalice la década que recién comienza.

“De acá al 2030 tendremos vehículos que se manejan solos, pero también barcos, ferrocarriles o drones, gracias a la inteligencia artificial y el machine learning; cirujanos que estarán en un país interviniendo de manera remota a un paciente en otro país mediante robots; robots que, además, ayudarán con labores domésticas e industriales; ropa tecnológica, cámaras conectadas por todas partes, parches en la piel, implantes tecnológicos, implantes, exoesqueletos”, afirma Ramírez.

El directivo de Nokia señala que, incluso, la Nasa lidera exploraciones para tener bases en la Luna y en Marte en las que habrá infraestructura y cobertura de redes 5G en el día a día. Todo antes del 2050... o antes.

¿Es un sueño o una realidad? Ramírez es enfático: la tecnología 5G “es una realidad” y ayudará no solo a ampliar coberturas sino a cerrar brechas digitales. “Hoy hay una convergencia de redes fijas y móviles. La fibra óptica ya está alcanzando coberturas urbanas pero en los territorios más alejados sigue siendo costosa. Con la 5G hay una ventaja, es inalámbrica. Ambas tienen velocidades y retrasos de latencia más o menos equivalentes en similares condiciones, por tanto para tener mayor cobertura y grandes tasas de transmisión aún en lugares distantes se requiere que las radiobases que transmiten la 5G estén conectadas con la fibra óptica para tener una conectividad masiva gracias a los dispositivos que hacen parte del Internet de las Cosas –IoT”.

Esto, de acuerdo con Ramírez, hará que permanezcamos conectados con un reto: hacerlo de manera “ética y segura”, automatizando, digitalizando y haciendo más eficientes nuestros procesos productivos y nuestra vida diaria.

También te puede interesar:

 En 2025 se estima que habrá 61,9 millones de conexiones a las redes 5G, y una tasa de penetración del 41 %. Foto: Getty Images.
En 2025 se estima que habrá 61,9 millones de conexiones a las redes 5G, y una tasa de penetración del 41 %. Foto: Getty Images.

¿Cómo va Latinoamérica?

El desafío latinoamericano es disponer de una infraestructura adecuada que ayude a vencer las barreras topográficas y permita ampliar la cobertura, para lo cual la 5G se presta gracias a que es inalámbrica, pero también hay temas regulatorios que es preciso ajustar para obtener el resultado esperado.

Ramírez, de Nokia, lamenta que en la región aún no avancen como deberían los temas licitatorios y de subastas de espectro radioeléctrico que ayude a solventar con suficiencia la necesidad que se requiere para asegurar el despliegue de estas redes.

“Chile es quizá el país más avanzado, seguido de Brasil y México. El 5G, a diferencia de 4G, puede utilizar el espectro de manera más eficiente, si tenemos cierta cantidad de espectro que un operador pueda utilizar para esta tecnología, y alcanzar hasta un 98 % de eficiencia, a comparación del 94 % o 95 % de 4G. Ese es un gran salto”, explica Ramírez, un tema crucial para garantizar la cobertura a zonas distantes y reducir la brecha de conectividad en nuestro continente.

Erick Burgueño, investigador de Statista, estima que algunos países de la región, como México y Brasil, cuenten con un alcance de la 5G de más del 10 % hacia 2025.

“Para que los países latinoamericanos logren impulsar el despliegue de esta tecnología móvil se necesitará una inyección considerable de capital. Las seis mayores economías de América Latina – Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile y Perú – necesitarían invertir en conjunto un total de US$120.000 millones para que esta se despliegue a todo su territorio con una velocidad uniforme de 50 Mbps. Según estas estimaciones, Brasil sería el país latinoamericano que tendría que invertir el mayor capital, con un gasto superior a los US$48.000 millones”, escribió Burgueño.

El investigador también acota que para 2025 el número de conexiones IoT en América Latina alcance las 1.200 millones, de las cuales alrededor del 64 % serán conexiones IoT para consumidores, incluyendo dispositivos para hogares inteligentes, wearables y vehículos inteligentes, entre otros

Cifras sobre el futuro de la 5G

De acuerdo con el informe anual de Internet que presentó Cisco a principios de 2020, las velocidades 5G serán trece veces más altas que la conexión móvil promedio (en promedio será de 575 megabits por segundo) y en banda ancha aumentará de 46 Mbps a 110 Mbps.

Cisco calcula que las conexiones globales 5G en 2023 serán el 10,6 % del total de conexiones móviles, en comparación con el 0.0 % en 2018.

También te puede interesar:

VIDEO | Por qué no hay que temer al 5G