La vida de Alario en Alemania: River, la Selección argentina y el 2018

Goal.com Latam

La salida con revisión médica a espaldas de River; la 'declaración de guerra' del Millonario y la demora en el envío del transfer que impedía su debut en Bayer Leverkusen ; la intimación posterior del propio futbolista al club de Núñez  y los cruces de los dirigentes con su representante. El segundo semestre de 2017 de Lucas Alario se desarrolló y terminó tan inestable como había comenzado.

Si bien los medios alemanes lo elogiaron tras su primer partido y algunos hasta se animaron a describirlo como una especie de 'Anti-Chicharito', por ser un delantero mucho más involucrado que el mexicano en el juego del equipo, el santafesino de 25 años estuvo lejos de mostrar en la Bundesliga el nivel superlativo con el que se había destacado en River.

En su primera media temporada en el fútbol europeo, el Pipa no logró afianzarse en el once del Leverkusen ni cumplir las expectativas que el entrenador Heiko Herrlich había puesto en él: jugó sólo 9 partidos (7 como titular) y gritó 4 goles -entre torneo y Copa- demasiado poco para justificar los 18 millones de euros que los alemanes desembolsaron por su pase.

Lucas Alario Bayer Leverkusen 13122017
Lucas Alario Bayer Leverkusen 13122017

A seis meses del Mundial, el delantero que en el corto ciclo de Edgardo Bauza asomaba como símbolo del futuro de la Selección - tal como lo había afirmado el Patón empezó a quedarse cada vez más afuera del radar albiceleste; a tal punto que en las últimas convocatorias de Jorge Sampaoli su nombre prácticamente no sonó ni como una alternativa posible ante la búsqueda de un referente de área.

De hecho, días después de que Argentina consiguiera la clasificación a la Copa del Mundo, el surgido en Colón de Santa Fe anotaba recién su segundo tanto en el fútbol germano, el cual significaría el inicio de una racha negra de casi dos meses sin convertir con Bayer Leverkusen, tiempo en el que además vio varios partidos desde el banco de suplentes, relegado por el alemán Kevin Volland.

Tras volver a la titularidad y al gol el último miércoles en la victoria por 1-0 sobre Werder Bremen, Alario deberá aprovechar los dos partidos que le quedan en diciembre al Leverkusen para cerrar de la mejor manera posible su 2017 y, ya asentado, arrancar 2018 con el objetivo de demostrar que haberse ido a un club de segundo orden de la Bundesliga no fue la peor decisión que pudo tomar con Rusia en el horizonte.

Qué leer a continuación