Quién es Víctor Font, el hombre por el que Xavi habría rechazado al Barça (de momento)

Víctor Font ante la sede social del Barcelona. Foto: Twitter @victor_font
Víctor Font ante la sede social del Barcelona. Foto: Twitter @victor_font

El cuento parecía ya escrito. Tras un tiempo fogueándose y aprendiendo los principios básicos del oficio de entrenador, Xavi Hernández estaba llamado a ser el heredero del banquillo del Barcelona en cuanto hubiera ocasión. Un hombre de la casa, estrella en el césped antes que en la banda, adorado por la hinchada, y fiel seguidor de la filosofía y los principios de Guardiola y Cruyff. ¿Inexperto? También lo era Pep y la cosa salió mejor que bien. La afición culé ya soñaba con un nuevo ciclo victorioso con ese juego elegante y refinado que tanto gusta en el Camp Nou.

Sin embargo, tras la (difícilmente explicable) salida de Ernesto Valverde después de la Supercopa, no ha sido el de Tarrasa el que ha venido a ocupar su puesto. En su lugar los mandos de la nave pasan al control de Quique Setién. Veremos por cuánto tiempo, porque el sueño sigue siendo ver al antiguo número 6 dirigiendo a los azulgrana. Pero esta vez fue el propio Xavi quien dijo que no.

Y eso que, según cuentan medios como El Confidencial, ya había un acuerdo para que Mister Hernández se hiciera cargo a partir del próximo verano, puesto que se pretendía dar un barniz de elegancia y mantener a Valverde (ganador, no lo olvidemos, de dos ligas en dos años y líder de la actual) hasta final de temporada. El mal ambiente generado por la destitución repentina y la necesidad de improvisar en vez de tener tiempo para preparar un nuevo proyecto en condiciones se citan como algunas de las razones para la negativa del todavía técnico del Al Sadd. Sin embargo, un análisis completo requiere tener en cuenta otro nombre: Víctor Font.

Quien siga el día a día de la actualidad azulgrana tendrá en mente a este personaje, que sin embargo es bastante desconocido para prácticamente todos los demás aficionados. Natural de Granollers y de 47 años, se trata de un empresario de la comunicación y la tecnología: es el fundador y máximo dirigente de Delta Partners, un potente grupo inversor en el sector. También está entre los creadores del diario Ara, que se ha convertido desde su lanzamiento en 2010 en uno de los más influyentes de cuantos se editan en lengua catalana (no sin cierta polémica por las acusaciones de ser un defensor firme de la causa independentista).

Font es, además, muy del Barça. Tanto que aspira a convertirse ni más ni menos que en presidente. En 2010 formó parte de la candidatura de Marc Ingla, que pretendía continuar con la línea del hasta entonces máximo mandatario Joan Laporta (quien no se pudo presentar por llevar ya ocho años, el máximo permitido según los estatutos de la época), pero fueron derrotados de manera muy contundente por Sandro Rosell. Aunque se planteó presentarse ya como cabeza de cartel en 2015, acabó renunciando al no contar con los apoyos suficientes.

No obstante, de cara a la próxima cita electoral, prevista para 2021 si no pasa nada raro antes, está haciendo los deberes con tiempo. Se ha erigido como el principal opositor a Josep Maria Bartomeu, rosellista y antilaportista que rige los destinos del Barcelona desde que Rosell se vio obligado a renunciar tras admitirse a trámite una querella por irregularidades en el fichaje de Neymar. De hecho, tan temprano como en 2015 presentó el proyecto “Sí al futur”, en el que apuntaba medidas de cambio que pretendía implementar si alguna vez llegaba a dirigir la entidad.

En los últimos tiempos se ha hecho relativamente popular por una guerra bastante particular, pese a que no consiguió ganarla: su insistencia para admitir como válido el voto electrónico y “aumentar la participación” del socio en las cuestiones cotidianas de gestión del club, ya que, según alegaba, las asambleas no son suficientemente representativas. Cabe destacar que su propuesta logró un respaldo mayoritario de los socios compromisarios, pero no prosperó porque hacían falta dos tercios y se quedó algo por debajo de esa cuota. Aun así, sirvió para confirmar que Font tiene tirón entre los aficionados.

¿Qué pinta Xavi en todo esto? Sencillo: el campeón del mundo con la selección española es la apuesta clara de Font para el banquillo si llega a ser presidente. Lo ha reconocido abiertamente, citándole como uno de los hombres que tienen “el reto mayúsculo de liderar la época post-Messi” e indicando que no solo le ve como entrenador “seguro, sea quien sea el presidente”, sino que incluso le considera capaz de, a grandes rasgos, “liderar el proyecto fútbol del Barça con independencia del rol que tenga”. “Personalmente ha habido mucha sintonía”, dijo de él en una entrevista en la SER, y el exjugador lo confirmó hablando de Font como “una persona muy preparada, muy válida, que el socio haría bien de tenerlo en cuenta en unas elecciones en un futuro”.

Que Xavi forma parte del plan de Font, es decir, contrario al equipo directivo actual, se confirma viendo las críticas que el candidato ha hecho en las últimas horas a la forma de gestionar el cambio de entrenador (aunque curiosamente también se ha manifestado a favor de Quique Setién).

De todo esto puede deducirse que Xavi, consciente de la situación y sabedor de que Font tiene grandes posibilidades de convertirse pronto en presidente y ser su máximo valedor, ha optado por aguantar un poco en lugar de volver ya y convertirse en una especie de parche para salvar a los mandatarios actuales. Así, además, puede seguir formándose y ganando experiencia antes de un salto tan brusco como sería pasar de la liga catarí a todo un Barcelona. Solo el tiempo nos permitirá comprobar si esta teoría es cierta; de momento, el hecho es que aunque se le esperaba y se le deseaba... por ahora no está.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación