La verdadera razón por la que Roger Federer no jugará el Abierto de Australia

LA NACION
·2  min de lectura

Inevitablemente, a la maravillosa carrera tenística de Roger Federer le van quedando cada vez menos capítulos. El suizo, que compitió por última vez en enero de 2020 en Australia y luego se sometió a dos cirugías de rodilla derecha, no competirá en el primer Grand Slam del año, en febrero próximo, en Melbourne. Su agente, Tony Godsick, había expresado que tras un análisis del equipo se había decidido que lo mejor "a largo plazo" era regresar al tour después del Abierto de Australia. En las últimas horas, el brasileño Andre Sa, ex doblista y actual director de relaciones con los jugadores de Australia, contó la verdadera razón por la que el suizo no competirá en Oceanía.

"La razón principal fue la cuarentena. Hablé con él hace un mes y tenía dos opciones. Podría venir con toda la familia y ponerse en cuarentena. El problema es que Mirka [la esposa de Federer] y sus hijos no podían salir de la habitación. Tendrían que permanecer 14 días en la habitación. La excepción es solo para jugadores. Podía salir, entrenar y volver, pero la familia no podía. Mirka no aprobó la idea", manifestó Sa en el programa Ace Bandsports.

Sa (17° de dobles en 2009 y ganador de 11 títulos) fue más allá y dijo: "La segunda opción sería que viniera solo. Y eso implicaba estar al menos cinco semanas lejos de la familia y los niños. Por lo que me dijo: 'Amigo, tengo 39 años, cuatro hijos, y 20 Grand Slams'. Ya no estoy a tiempo para estar lejos de mi familia durante cinco semanas".

Para Federer, que en agosto de este año cumplirá 40 años, su familia tiene un valor fundamental a la hora de tomar decisiones profesionales personales. Su esposa, Mirka Vavrinec, tiene una influencia directa en su agenda diaria. En una entrevista con LA NACION realizada en noviembre de 2019, en Basilea, Federer (probablemente el mejor tenista de todos los tiempos), se refirió a la palabra de su mujer con miras al futuro: "Es una gran trabajadora. Es genial. Así que espero que nunca cambie. Yo siempre estuve ahí para ella, ella siempre estuvo ahí para mí. Y si dijera: '¿Podemos bajar un poco el ritmo?', yo le diría: 'Bueno, pero vayámoslo haciendo lento, de a poco'. Por el momento tenemos buenas conversaciones, está contenta con las giras. Pero por supuesto que, por los chicos, siempre tenemos que armar la mejor agenda posible, anticiparnos en todo y organizarnos".

Si bien no hay confirmación, se espera que Federer reaparezca en el circuito en Rotterdam, en el ATP 500 de esa ciudad de los Países Bajos, que comenzará el 1 de marzo.