El velorio de Braian Toledo: Pareto, Chiaraviglio, Walter Pérez y cientos de allegados en un adiós dominado por la incredulidad

Andrés Vázquez
lanacion.com

La judoca Paula Pareto acudió a la casa de los Toledo para saludar a la familia; la médica fue campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, los Juegos en los que Braian lconcluyó 10º en la primera final de jabalina para un argentino en 64 años.

La vida de Braian Toledo se deslizó por un atajo inesperado. El destino se anticipó a sus sueños sin más explicación que un accidente fatal con su moto, producto de la alta velocidad y un lomo de burro mal señalizado. Atrás dejó una carrera promisoria, el amor de una familia humilde, el reconocimiento unánime de la comunidad deportiva nacional y el cariño de vecinos y amigos de Marcos Paz, que este jueves interrumpieron su rutina para acudir al sencillo velatorio que se llevó a cabo en la propia casa del atleta.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Muestras de dolor, rostros incrédulos, profundos silencios y llanto desconsolado aparecieron entre las personas que concurrieron al domicilio de la familia Toledo, en el barrio Martín Fierro, de Marcos Paz. Desde que llegó el cuerpo al lugar, pasadas las 17.30 de ayer, Rosa Hidalgo, la mamá de Braian, no dejó un instante la custodia del féretro. Visiblemente quebrada, saludó a cada uno de los que le ofrecían condolencias. Los dos hermanos del lanzador de jabalina, Ignacio y Debora, salían a cada rato con lágrimas que lo decían todo.

La judoca Paula Pareto acudió a la casa de los Toledo para saludar a la familia; la médica fue campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, los Juegos en los que Braian lconcluyó 10º en la primera final de jabalina para un argentino en 64 años.

Con la presencia de familiares y amigos, la despedida a Toledo resultó tan sencilla y humilde como lo fue su personalidad. No fue de extrañar que fuese la gente del pueblo que lo vio nacer y crecer quien estuviese allí. Gente común y corriente, laboriosa y humilde. Hombres de trabajo, mujeres sin maquillaje y muchos niños con los mismos sueños que tuvo Braian de salir adelante en su vida. ¿Cuántos eran? ¿Doscientos? ¿Trescientos? Fueran cuantos fueran, el denominador que los unió en la improvisada carpa que ofició de capilla ardiente fue el dolor irreparable por la muerte joven del hijo pródigo de Marcos Paz.

Así murió Braian Toledo: el informe policial que da detalles sobre el accidente

Entre quienes pasaron a saludar a Rosa se destacó Gerardo Werthein, el presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), que tenía una estrecha relación con el lanzador de jabalina de 26 años. También estuvieron la judoca Paula Pareto, el garrochista Germán Chiaraviglio y la ex tiradora de martillo Jennifer Dahlgren. Con todos Toledo tenía excelentes relaciones y juntos habían disfrutado grandes momentos en los Juegos Olímpicos Londres 2012 y Río de Janeiro 2016. "El dolor es muy grande. No caigo todavía en lo pasó", comentó Peque Pareto, antes de fundirse en un sentido abrazo con los hermanitos de Braian. La judoca y médica fue campeona olímpica en los Juegos de la ciudad carioca, en los que Toledo obtuvo algo que el atletismo argentino no alcanzaba desde hacía 64 años: una final en lanzamiento de jabalina. Con 22 años, el muchacho de Marcos Paz terminó 10º en tierra brasileña.

"Braian era un atleta muy querido en el movimiento olímpico. Cuando me levanté con esta noticia no podía creerla. Yo estaba en permanente contacto con él y durante estos días hablamos mucho de la garra que estaba poniendo para estar en Tokio 2020. Es una pérdida enorme para toda la delegación", expresó Walter Pérez,el presidente de la Comisión de Atletas del COA y campeón olímpico en ciclismo en Pekín 2008.

El garrochista santafesino Germán Chiaraviglio asistió al velorio en Marcos Paz.

Todos sienten la muerte de Toledo como una gran pérdida para el atletismo nacional. Su mentor, Gustavo Osorio; su actual entrenador, el finlandés Kari Ihalainen, su novia, la tiradora Sofía Lamarque. Sus amigos, sus rivales. Nadie concibe que se tenga que hablar en pasado de Braian Toledo. "Era un pibe lleno de fuerzas y amor propio. Estaba convencido de que iba a llegar a Tokio para ganar una medalla. Él siempre le daba para adelante, no le importaba las adversidades y los contratiempos. Era un guerrero. No caigo en que se haya ido", comentó, entre lágrimas, Chiaraviglio.

No hay razonamiento capaz de explicar lo sucedido. La realidad está, según los vecinos, en ese lomo de burro mal señalizado sobre la ruta provincial 40 que Toledo tomó, según la pericia de la policía científica, a unos 130 kilómetros por hora con su moto y que lo hizo estrellarse contra el pavimento, primero, y unas palmeras, después. "Anoche, después de mucho tiempo, me lo crucé y lo saludé. Me contó que no estaba viniendo mucho porque estaba preparándose para clasificarse para los Juegos. Dos horas después me enteré de lo que le había pasado. No puedo creerlo todavía. Me llevo los mejores recuerdos; estoy feliz de haberlo conocido y de haber compartido estos últimos momentos con él", contó Emanuel Francia, amigo de Braian, cerca de donde colgaba una bandera argentina que Toledo llevaba a todas las competencias.

Incredulidad, consternación, tristeza y gratitud se unieron en el velorio de Braian Toledo, que falleció a los 26 años a pocas cuadras de su casa.

Cientos de familiares, amigos y vecinos acudieron a despedir a un hijo ilustre de Marcos Paz: Braian Toledo.

Entre metas y sueños, con una final olímpica sobre su espalda y las lesiones que comenzaron a recortar sus anhelos, Toledo había decidido en 2016 irse a Finlandia, la cuna de lanzadores de jabalina, para perfeccionarse. No le fue fácil, ya que por primera vez tuvo que alejarse de Gustavo Osorio, su maestro de toda la vida. Anoche, el entrenador viajaba desde Brasil para despedir a su mejor alumno. "Estuve 13 años con él. Lo cuidé y lo protegí. Me acompañó siempre y era como un hijo. No entiendo nada. Era una persona hermosa", expresó vía telefónica para la nacion, quien desde los 14 años pasaba a buscarlo en su moto para los entrenamientos. Paradójicamente, el mismo tipo de vehículo con el que encontró la muerte.

Hoy, a las 9.30, se oficiará una misa en la casa de los Toledo y a las 11 se hará la inhumación en el cementerio municipal de Marcos Paz.

Incredulidad, consternación, tristeza y gratitud se unieron en el velorio de Braian Toledo, que falleció a los 26 años a pocas cuadras de su casa.

Qué leer a continuación