El Vasco pide unión por crisis de Covid-19

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 19 (EL UNIVERSAL).- A Javier Aguirre no le interesa cómo le va al Leganés, equipo al que dirige, ni cuántos puntos necesita para salvarse; o lo que tienen que hacer sus rivales ni quién ganará la Liga de España.

El Vasco está preocupado, y en serio, por lo que se está viviendo en Madrid, "es preocupante, porque no han logrado contener", la crisis propiciada por el Covid-19.

Así que es tiempo de "quedarse en casa. El número de muertos ha aumentado en la ciudad, son adultos mayores y claro que es de llamar la atención", dice.

Sí, Javier Aguirre está preocupado, porque en toda su carrera como director técnico, tanto en México como en Europa, nunca había vivido algo así: "Llevo seis días en casa, desde el viernes pasado no podemos salir Silvia [su esposa] y yo. Sólo la policía está en las calles, nada más puedes ir al súper mercado, la farmacia, al banco a sacar dinero y párale. La policía te pide tu cédula [identificación] cuando te topan y te preguntan a dónde vas y, si no es necesario, te regresan. Todo es muy estricto".

El técnico mexicano vive en Madrid, donde se han reportado más de 14 mil 700 personas infectadas por coronavirus, y han fallecido ya 638.

"El comercio sufre bastante, los restaurantes están vacíos, los empresarios tienen que despedir a la gente, porque no hay entradas, los hospitales ya están rebasados. Además estamos en medio de una guerra por petróleo... Sí, está canijo el asunto", señala el Vasco.

Espera que en México se traten las cosas con mayor rapidez de lo que lo hicieron en España, "le envío mucha fuerza a mí país. Sé que el futbol se suspendió, qué bueno, y que se vive es algo muy parecido a lo que vivimos hace 10 años con lo de la gripe aviar. Pero más allá de las formas, creo que es momento de unirnos, en estos momentos no importan ni el color, ni las ideologías políticas, importa ayudarse y cuidarse entre todos".

Así, mientras esta crisis pasa, Javier Aguirre y su esposa Silvia tratan de pasar el tiempo, "estoy al pendiente de mi equipo, vemos las noticias, leemos, cocinamos, echamos cartas, hablamos con los hijos y aprovecho EL UNIVERSAL para decirle a mi gente allá en México que estamos bien, que son momentos difíciles, pero estamos saliendo adelante, y reitero, ojalá que todos en mi país jalen parejo y nos olvidemos de diferencias de otro tipo".



Qué leer a continuación