Valtteri Bottas, el piloto que lucha contra su propio equipo para poder ganar

·4  min de lectura
Mercedes' Finnish driver Valtteri Bottas (R) arrives for the third day of the Formula One (F1) pre-season testing at the Bahrain International Circuit in the city of Sakhir on March 14, 2021. (Photo by Mazen MAHDI / AFP) (Photo by MAZEN MAHDI/AFP via Getty Images)
Valtteri Bottas es protagonista de uno de los capítulos del documental Drive to Survive de Netflix (Photo by MAZEN MAHDI/AFP via Getty Images)

“Odio ser segundo”. Esta es la frase con la que se resume el capítulo de Drive to Survive en el que se trata la dupla de Mercedes. Valtteri Bottas es el protagonista del relato ya que queda en evidencia que al ser claramente el segundo piloto de la escudería llega un punto en el que para ganar, compite contra su propio equipo. Está claro que Lewis Hamilton es mucho mejor piloto que el finlandés y solo hace falta ver el rendimiento que le saca uno y otro a su monoplaza para darse cuenta. Esto provoca que haya un claro status de primer piloto y piloto escudero, papel que juega Bottas.

Ahora bien, en esta serie-documental, con todo el show extra que se ha incluido, también nos podemos dar cuenta que todo lo que no sea ayudar a Hamilton no está visto con los mismos ojos que en un principio se podría esperar. Hemos visto en varias ocasiones donde Valtteri corre para ayudar a Lewis. En Rusia 2018 por ejemplo, cuando el finlandés iba a por su primera victoria del año, desde el muro le obligaron a ceder su posición al británico para asegurarse el Mundial. No hacía falta, Hamilton lo tenía prácticamente hecho. Se proclamó campeón tres carreras después con dos GPs de margen. Normal que en ese momento, Bottas pensara en dejarlo. Cuando más necesitaba a su equipo, este le dio la espalda.

Solo hace falta retroceder hasta el GP de Rusia de la temporada pasada para entender más la situación de calma tensa. Bottas tuvo que apañárselas para salir en la posición que más le beneficiaba, tercero, aunque el equipo quería un 1-2. Optó por hacerse el loco ante las narices de Toto Wolff y compañía para darle el rebufo a Verstappen y que le batiera el crono. Le fue bien, el domingo ganó. Después de pasar una campaña muy complicada, lo normal sería que tu equipo se alegrase por ti pero en cambio nadie celebró el triunfo de Valtteri por culpa de la sanción que le cayó a Hamilton. Esa discriminación mina mucho la moral de un piloto. Una moral que está especialmente falta de cariño.

MONTMELO, SPAIN - MARCH 01:  2016 F1 World Drivers Champion Nico Rosberg talks with Valtteri Bottas of Finland and Mercedes GP in the garage during day three of Formula One winter testing at Circuit de Catalunya on March 1, 2017 in Montmelo, Spain.  (Photo by Steve Etherington/Getty Images)
Roserg consiguió batir a Hamilton en 2016, algo que Bottas no ha podido hacer en ninguna de las cuatro temporadas que lleva en Mercedes (Photo by Steve Etherington/Getty Images)

Por otro lado, decir que Bottas se ha ganado a pulso el papel de escudero. Con el mejor coche de la parrilla, en cuatro temporadas solo ha sumado nueve triunfos, los mismos que consiguió Nico Rosberg en el año que fue campeón. Precisamente el alemán sabe como nadie lo que es correr bajo la presión de Hamilton y una vez consiguió la machada, decidió retirarse. No valía la pena seguir con el estrés que implica. Esta presión y estrés está consumiendo al que ha sido sustituto. En el documental el piloto nórdico es el primero en admitir que las críticas constantes que recibe le distraen, le atormentan. Es normal, nadie puede aislarse del todo y aún menos con los focos del Gran Circo centrados en tu figura.

A pesar de las circunstancias, el finlandés renovó por otro año más. Pero es que...¿qué opción le queda a Bottas? Está en el mejor equipo de largo, al volante del monoplaza más rápido y fiable. Se ha visto claramente que no puede luchar contra Lewis por el título, ni por talento ni por constancia. Así que irse a un equipo top es simplemente imposible y tampoco la zona media está para darle la oportunidad a un piloto que cumplirá los 32 años este 2021 cuando hay una nueva hornada de pilotos con mucho talento y más de un patrocinador que podría ayudar a nivel económico. Así que a Bottas solo le queda resignarse, ser el ‘eterno segundón’ e intentar algo que nadie espera de él. Al fin y al cabo, quedarse en el mejor equipo de F1 no es ningún drama.

Otras historias que te pueden interesar