Vacunas Sinovac: cómo logró la Conmebol tener “gratis” lo que a los países tanto les cuesta conseguir

Alejandro Casar González
·5  min de lectura
El presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, durante el viaje a Uruguay en el que visitó el campus de Montevideo Torque y se reunió con el presidente de la nación, Luis Lacalle Pou, que ofició de intermediario para conseguir las 50 mil dosis de la vacuna Sinovac.
El presidente de Conmebol, Alejandro Domínguez, durante el viaje a Uruguay en el que visitó el campus de Montevideo Torque y se reunió con el presidente de la nación, Luis Lacalle Pou, que ofició de intermediario para conseguir las 50 mil dosis de la vacuna Sinovac.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) anunció esta semana que había conseguido 50.000 dosis de vacunas contra el coronavirus, donadas por la empresa china Sinovac Biotech Ltd., con sede en Pekín. Fue el final de una negociación comenzada hace un mes en un asado en Montevideo y que tuvo encuentros telemáticos, camisetas autografiadas por Lionel Messi y un intercambio comercial que les sirvió tanto a la entidad deportiva como a la compañía oriental.

Una vez que la FIFA suspendió la doble ventana de la eliminatoria sudamericana de marzo, Conmebol supo que necesitaba inocular a los futbolistas para que los clubes europeos no pusieran más trabas a sus cesiones. Golpeó las puertas de Pfizer, Moderna, Oxford/Astra Zeneca, Johnson & Johnson. Nada. Todas negociaban sólo con gobiernos nacionales. Todo cerrado. Ni rastros de las dosis. Y la confederación precisaba entre 50.000 y 100.000.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hace un mes, el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, visitó la capital uruguaya para recorrer el flamante campus deportivo de Montevideo City Torque, el club que integra el City Group, cuya cabeza es Manchester City. Allí, en la casa de un amigo en común de Domínguez y el presidente de la nación, Luis Lacalle Pou, Domínguez expuso su preocupación por la falta de vacunas. Y un dato no menor: Paraguay, el país en el que está la sede de la Conmebol, no tiene relaciones comerciales con China. “Nuestro protocolo es eficaz. Tenemos que tomar decisiones pronto”, avisó el dirigente paraguayo.

“Vamos a ayudar”, respondió Lacalle Pou. El mandatario instruyó a su embajador en China, Fernando Lugris, para generar el contacto entre Conmebol y Sinovac, la empresa que produce la vacuna homónima. Luego también puso a disposición al secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado. “La relación con los chinos empezó a caminar y en forma periódica se actualizaba a Lacalle Pou sobre los avances”, recuerdan desde la confederación.

Primera negativa

“Estamos sobrevendidos. Ese número es imposible”. La respuesta de los ejecutivos chinos en la primera reunión por videoconferencia no fue la esperada por Conmebol, que pidió comprar 150.000 dosis de Sinovac para, así, inocular a 75.000 personas (hacen falta dos dosis per capita). “Necesitamos un gesto humanitario y que nos vendan 150.000”, insistieron desde Paraguay. La misma respuesta: “Imposible”.

Vacunas gratis para Conmebol: la conexión Di María-Messi para las 50.000 dosis gratuitas

En sucesivos encuentros, Conmebol redujo la demanda. “¿Es posible comprar 100.000 vacunas, al menos?”. Esa disminución provocó un contraoferta que comenzó a acercar ambas partes. “Tenemos 50.000 disponibles”, respondieron desde China. “Trato hecho”, celebró la entidad. Hasta ese momento, los ejecutivos sudamericanos estaban dispuestos a que la institución pagara por las dosis.

Todos los encuentros remotos se desarrollaron con una traductora mandarín-español, que cuando estaba todo cerrado en las 50.000 dosis sorprendió con una frase. “Sinovac está dispuesta a donarlas”. Por supuesto, Conmebol aceptó de inmediato y redobló la apuesta. “Díganle que queremos comprar 50 mil más. Necesitamos 100 mil dosis en total”. Pero Sinovac puso un freno. “Lo que hay ahora es esta donación de 50 mil para la Copa América. Sigamos adelante. Estudiaremos el caso”, dijeron los chinos. Y agregaron, según fuentes muy cercanas a la negociación: “Queremos que este acuerdo se sepa. Mostrar que fue Sinovac la empresa que donó las vacunas para el fútbol sudamericano”.

Acuerdo entre partes

Conmebol accedió con gusto. “Vamos a mostrar lo muy agradecidos que estamos. Como gesto de gratitud, vamos a ser proactivos con ustedes”, expresaron los dirigentes, cuya misión estuvo encabezada por el propio Domínguez. Según reconstruyó LA NACION, esas palabras se plasmaron en el acuerdo con la empresa china y quedaron firmadas en los documentos intercambiados. Una vez que Conmebol dio publicidad a la llegada de las vacunas, Sinovac la imitó.

El flyer en el que Sinovac se anuncia como "socio oficial del cuidado de la salud" de la Copa América Argentina-Colombia 2021.
El flyer en el que Sinovac se anuncia como "socio oficial del cuidado de la salud" de la Copa América Argentina-Colombia 2021.


El flyer en el que Sinovac se anuncia como "socio oficial del cuidado de la salud" de la Copa América Argentina-Colombia 2021.

Un flyer en chino no deja lugar a dudas. “Sinovac se enorgullece de ser socio oficial del cuidado de la salud de la Copa América Argentina-Colombia 2021″. La publicación está acompañada por el isologo de la competencia y un texto en chino con los detalles del acuerdo. Conmebol no objetó una palabra. Ni lo hará. “No vamos a decirles nada porque esas vacunas son impagables, no tienen precio. ¿Cuánto valen?”, dicen en la entidad sudamericana. De algún modo, la institución agradeció con otro intangible: tres camisetas de Barcelona firmadas por Lionel Messi para directivos del laboratorio chino, gestionadas ante el rosarino por Ángel Di María a raíz de un pedido del argentino Gonzalo Belloso, secretario general adjunto de CSF y ex futbolista de Rosario Central.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Es cierto que no hubo una contraprestación monetaria por la llegada de las dosis prometidas. Tan cierto como que Sinovac adjuntó su logotipo al isologo de la Copa América y consiguió una plataforma valiosa para promocionar su producto. La idea de Conmebol es que otras farmacéuticas que hasta hace un tiempo le cerraban la puerta ahora quieran sumarse. Y le vendan las vacunas que le faltan.

La gacetilla de Sinovac en la que se exhibe como proveedora de la Copa América 2021

El objetivo es claro y desde Luque (cerca de Asunción, la capital paraguaya) lo dicen a los cuatro vientos: “Proteger a todo el ecosistema del fútbol”. Consiguieron algo que mantiene en vilo a los gobiernos sudamericanos: decenas de miles de dosis de vacunas. Y se convirtieron en la primera confederación de fútbol en lograrlo. Incluso antes que la europea UEFA, entidad que, según fuentes al tanto, anunciaría un acuerdo semejante la semana próxima. “Gestión”, se congratula puertas adentro Conmebol, lejos del ruido que provocó su anuncio.