Ni microchips ni químicos dañinos: estos son los ingredientes de la vacuna Pfizer

Miguel Artime
·4  min de lectura
Vacunando contra el COVID. (Imagen creative commons vista en mirada21.es / crédito imagen: Christian Emmer).
Vacunando contra el COVID. (Imagen creative commons vista en mirada21.es / crédito imagen: Christian Emmer).

A veces me pregunto cómo pueden vivir los amantes de las teorías de la conspiración. La vida ya es bastante dura enfrentándose a una crisis económica real, provocada por un fastidioso coronavirus igualmente auténtico que se lleva cada día a miles de personas. ¿No es la actualidad lo bastante “chunga” ya como para inventarse peligros?

Imaginaos además como debe de ser vivir temiendo al anticristo reencarnado en Bill Gates, creyendo que los extraterrestres podrían escapar del Área 51 o invadirnos en cualquier momento, temiendo que si te acercas al borde de la Tierra plana te caerás al vacío, y tocándote cada mañana la nuca para ver si algún gobierno te ha instalado un microchip mientras dormías. ¡Qué horror!

En fin, para hacerles la vida un poco más sencilla a todo el mundo, hoy vamos a contaros que lleva exactamente la vacuna de Pfizer. ¡He aquí sus ingredientes!

Ingrediente activo:

  • ARN mensajero modificado con nucleósidos (modRNA) para que codifique la glicoproteína espícula (S) del virus SARS-CoV-2.

Lípidos

  • (4-hidroxibutil) azanodiil) bis (hexano-6,1-diil) bis (ALC-3015)

  • (2- hexildecanoato), 2 - [(polietilenglicol) -2000] -N, N-ditetradecilacetamida (ALC-0159)

  • 1,2-diestearoil-snglicero-3-fosfocolina (DPSC)

colesterol

Sales

  • cloruro de potasio

  • Fosfato de potasio monobásico

  • cloruro de sodio

  • fosfato de sodio básico dihidratado

Otros

  • Sacarosa

Lo siento por los conspiranoicos, pero como veis no incluye “luciferasa”, el compuesto químico que hace brillar a las luciérnagas cuyo nombre ha hecho pensar a algunos en el demonio. (Lo cuento porque en Facebook ha habido gente alertando de que esta vacuna contenía ese compuesto bioluminiscente, lo cual obviamente es más falso que una moneda de 3 euros).

Obviamente leer (y comprender) estos ingredientes no es algo que esté al alcance de todo el mundo. No es como darle la vuelta a la caja de galletas para ver de que están hechas, sino que exige una buena formación en química orgánica. Para los que no la tenemos, en Technologyreview han consultado a un grupo de expertos para que aclaren qué es cada uno de los cuatro grupos que conforman la “receta” de la vacuna de Pfizer.

El cuanto al ARN mensajero (ARNm), ya expliqué bastante bien lo que supone esta revolucionaria tecnología en este artículo de agosto. No obstante podemos recordar que el ARNm es una molécula que se emplea para transportar copias de instrucciones genéticas por el interior de la célula, y de este modo “guiarla” en el ensamblaje de ciertas proteínas.

En el caso de la vacuna de Pfizer (la primera del mercado que ha empaquetado información genética del coronavirus SARS-CoV-2 en formato ARNm), el juego de instrucciones es muy delicado, razón por la que hay que mantenerla a -73ºC hasta el momento en que se use.

Cuando te la inyectan en el brazo, una secuencia de ARN tomada del citado virus hace que tus células fabriquen la proteína espícula (los famosos pinchos de la corona que luce el virus). Esta proteína (S) es además la que emplea el virus para adherirse y acceder al interior de las células que quiere infectar. Pero ojo, lo que te inyectan es solo una parte de la información genética, que sin el resto del virus resulta bastante inofensiva. Aun así, tu sistema inmunológico reacciona creando anticuerpos que te inmunizan. De este modo quedas preparado para el combate si más adelante aparece el virus real.

En cuanto a los nucleósidos modificados, se hace para dotar de más estabilidad a la estructura molecular del ARNm. (Imaginaos que en una receta de helado se cambian algunos ingredientes para evitar que se derrita y se pierda su esencia, y captaréis la idea básica).

En cuanto a qué secuencias del gen de la espícula se ha modificado, Pfizer no ha dicho exactamente cuáles. Lógico en cualquier empresa que desee mantener la integridad de su fórmula para evitar plagios. De modo que no esperéis que toda la información vaya a hacerse pública.

En cuanto a los lípidos, se empelan para encapsular el ARN. Básicamente podéis pensar en ellas como en nanopartículas de grasa que protegen al ARNm y le ayudan a colarse en el interior de las células.

Las cuatro sales empleadas (una de las cuales es idéntica a la que usas en tu casa para cocinar) se emplean simplemente para mantener el pH de la vacuna cercano al existente en el interior del cuerpo humano.

La sacarosa (el azúcar que también empleas en casa) se emplea como crio-protector para salvaguardar las nanopartículas de la vacuna cuando están congeladas y evitar que se apelmacen todas juntas.

Ah, se me olvidaba. Antes de inyectarte la vacuna la mezclan con agua que contiene cloruro sódico (o sal). Esta solución salina es muy común en cualquier fármaco que se aplique por vía intravenosa, y de nuevo la idea es mantener la salinidad de la vacuna lo más parecida a la del interior del cuerpo.

Finalmente estáis de suerte: no contiene conservantes. ¿Más tranquilos ya?

Me enteré leyendo Technologyreview.

VÍDEO | Araceli, de 96 años, la primera vacunada: “A ver si el virus se va”

Otras historias que te pueden interesar: