De las vías del tren a goleador de Atlas. Alejandro Fantino se sorprendió con la fuerte historia de Wilson Severino

LA NACION
·2  min de lectura

Alejandro Fantino se emocionó con la fuerte historia de Wilson Severino, el exdelantero y goleador histórico de Atlas, que militan en la Primera D. "A mí me educó el vestuario, el fútbol", dijo el exfutbolista en la emisión de este viernes de ESPN Fútbol Club Show.

Severino recorrió el ascenso argentino hasta desembarcar en el club que se hizo famoso por su programa de reality show "Atlas, la otra pasión". Es el goleador histórico del club y el jugador con más presencias en la institución.

"Se llevaron el local entero": Wanda Nara, Natacha Eguía y Sol Estevanez de compras en una exclusiva tienda de París

"De niño la pasé mal, los chicos son crueles. Siempre la pelota fue mi refugio, entraba a un partido y quería estar dentro de la cancha porque ahí no había ricos y no había pobres, éramos todos iguales y quizás yo era más porque jugaba bien", explicó Severino.

El jugador contó que nació en Córdoba y su padre lo abandonó al separarse de su madre cuando tenía seis meses. "Mi papá desapareció cuando se separó de mi vieja. Era cantante de noche y mi mamá vivía en el campo. Mi vieja ahora está en Córdoba y tengo cuatro hermanos maravillosos", contó el goleador.

"Yo tenía la bronca de haberme criado solo, de haberla pasado muy mal y echarle la culpa a él", dijo Severino sobre la ausencia de su padre. Luego agregó que cada vez que se peleaba con alguien o algo le salía mal, siempre encontraba de excusa la falta de su progenitor. Además, Severino dijo que se quedó con la ganas de encontrarse con su padre, pero una mujer le contó que había fallecido.

Severino recordó que vino a Buenos Aires para cuidar a su tío que había sufrido un accidente. "Tenía 18 años y vine cuando él no se podía mover, hasta había que cortarle la comida. Vivíamos enfrente de los vagones en Boulogne", relató el jugador que consiguió trabajo en el ferrocarril donde barrió las vías y los andenes.

"A mí me educó el vestuario, el fútbol. Los pibes que me decían Wilson vestite mejor, caminá bien, dejá de insultar y de querer pelear", dijo Severino que tuvo su despedida soñada en Atlas al enfrentarse a River por Copa Argentina, club del cual es hincha y formó parte del fútbol Senior.