Usarán fondos recortados a la policía de Austin para comprar hoteles para albergar a desamparados

Jesús Del Toro
·3  min de lectura

En la ciudad de Austin, capital de Texas, las autoridades locales han dado un paso significativo para atender el grave problema de las personas sin hogar, muchas de la cuales viven en la calle o se congregan en improvisados campamentos que han sido considerados de alto riesgo para la salud y la seguridad públicas, situación agudizada por la presente pandemia de covid-19.

El concejo municipal de Austin aprobó el pasado miércoles la compra de un hotel de 65 habitaciones para convertirlo en un albergue para personas desamparadas. El costo será 6.75 millones de dólares, provenientes en parte de recursos que le fueron retirados al presupuesto de la policía de la ciudad en agosto de 2020.

Un indigente espera en la calle afuera de comercios en Austin, Texas. (Getty Images)
Un indigente espera en la calle afuera de comercios en Austin, Texas. (Getty Images)

Esa compra fue aprobada por unanimidad de los miembros del concejo y tuvo el apoyo de 86 de las 93 personas que acudieron a una audiencia pública a expresar su opinión sobre ello.

Con todo, en esa misma sesión se pospuso la decisión de comprar un segundo hotel, de 83 habitaciones, que de adquirirse elevaría el presente gasto de la ciudad de Austin en inmuebles para crear albergues para desamparados a 16.2 millones de dólares, de acuerdo a la estación de radio pública KUT.

La pausa a la compra de ese segundo hotel se dio ante el señalamiento de la concejala MacKenzie Kelly de que la operación no había suficientemente consultada con la comunidad. Kelly se ha opuesto a las regulaciones de la ciudad que han permitido que se creen campamentos de personas sin hogar y, al parecer, no quería que un hotel que las albergaría se ubique en su distrito.

La decisión sobre la compra de ese segundo hotel se realizará la próxima semana y en realidad no se trata de una novedad en Austin. En noviembre de 2019 esa ciudad adquirió el hotel Rodeway Inn y en mayo de 2020 hizo lo mismo con un hotel Country Inn and Suites, ambos para convertirlos en albergues para personas que buscan salir de la condición de sin hogar y para ofrecerles otros servicios, de acuerdo a KUT.

Y el municipio de Austin, como ha sucedido en otras ciudades, también ha rentado propiedades para que personas sin hogar que están en alto riesgo ante el covid-19 no vivan en la calle y tengan una residencia temporal.

Personas sin hogar descansan bajo un puente en la autopista I-35 en Austin, Texas. (Getty Images)
Personas sin hogar descansan bajo un puente en la autopista I-35 en Austin, Texas. (Getty Images)

En medios se ha destacado que la compra del hotel aprobada este miércoles en Austin, y la que podría aprobarse la próxima semana, se realice en parte con fondos que originalmente fueron asignados a la policía, algo que sería un ejemplo de reasignación de recursos de entes de seguridad pública a tareas asistenciales, en el entendido de que reducir el problema de la indigencia y los sin hogar tendrá un efecto benéfico en las personas en esa condición pero también en la reducción de la inseguridad, lo que cierra el ciclo y justificaría el recorte de recursos a la policía.

Según The Appeal, en el contexto de las manifestaciones contra la brutalidad policial y el racismo sucedidas en el verano de 2020, la ciudad de Austin aprobó reasignar 20 millones de dólares del presupuesto de la policía y se aprobó una norma para crear un fondo de 6.5 millones para crear servicios de apoyo a la vivienda.

Parte de los recursos para la compra de los hoteles provendrá de ese fondo, pero no todo el dinero saldrá de allí, pues también se usarán recursos del Departamento de Vivienda y Planeación de Austin.