Usain Bolt: dónde guarda las medallas, su papel de padre, sus favoritos para los 100 metros en los Juegos Olímpicos de Tokio y qué piensa de volver a competir

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Desde que se retiró del atletismo, Usain Bolt probó con varias actividades, como la música, pero sigue estando cerca del olimpismo y lamenta no poder asistir a los Juegos de Tokio como espectador, a raíz de la cuarentena.
Desde que se retiró del atletismo, Usain Bolt probó con varias actividades, como la música, pero sigue estando cerca del olimpismo y lamenta no poder asistir a los Juegos de Tokio como espectador, a raíz de la cuarentena.

Usain Bolt es un icono histórico de los Juegos Olímpicos. El ex velocista acostumbró al público a actuaciones memorables, récords, carisma y triunfos. Pero Tokio 2020 será la primera cita olímpica que no tendrá su presencia. A un mes del comienzo, el jamaiquino de 34 años dialogó con Olympic Channel en ocasión del día olímpico. “¿Las medallas? Están en el banco, así cuando mis hijos sean grandes podré sacarlas y decirles «su padre no era ningún chiste»”, bromeó al comienzo de la entrevista.

Hace poco, el día del padre, Bolt anunció el nacimiento de sus hijos Saint Leo (la cuenta de Twitter del ex corredor se llama “Usain St. Leo Bolt”) y Thunder (”Trueno”). Se suman 13 meses después de Olympia Lightning (”Lightning Bolt” es el apodo de Usain y significa “Rayo”), la primogénita. “Una cosa que aprendí a hacer es tener paciencia. Estoy disfrutando y aprendiendo mucho. Tomábamos turnos: yo, el de la noche. En su momento estaba tan nervioso con la llegada de Olympia... Ahora, con los mellizos, tenemos la ayuda de los abuelos”, contó, mientras sus días pasan entre chupetes, pañales y pocas horas de sueño. Pero no por eso le pierde el rastro al atletismo ni al olimpismo.

Usain Bolt y su mujer, Kasi, con Olympia Lightning, la primogénita de 13 meses; ahora los acompañan los mellizos St. Leo y Thunder.
Usain Bolt y su mujer, Kasi, con Olympia Lightning, la primogénita de 13 meses; ahora los acompañan los mellizos St. Leo y Thunder.


Usain Bolt y su mujer, Kasi, con Olympia Lightning, la primogénita de 13 meses; ahora los acompañan los mellizos St. Leo y Thunder.

De hecho, pensaba concurrir a Tokio, pero la pandemia se lo negó. Mirará por televisión los Juegos y no se perderá ninguna actividad. “Si hay una carrera por la que estoy a la expectativa es la de los 100 metros de mujeres. Están todas mostrando un gran nivel. Además, el regreso de Shelly-Ann Fraser-Pryce después de dar a luz, y en ese nivel... No tengo más que respeto por ella”, comentó. Claro que también va a seguir de cerca la final que él podría protagonizar si siguiera corriendo... “Voy a ponerme muy nervioso con la carrera masculina de los 100 metros”, anticipó el ganador de ocho medallas doradas entre Pekín 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

Eso sí, tiene un favorito entre los varones: el estadounidense Trayvon Bromell. “La única persona a la que estoy mirando es él. Está haciendo un gran trabajo, pero hay que esperar al momento de la competencia, a ver cómo llega y como para qué está”, advirtió Bolt, que, sin embargo, no vislumbra a nadie con potencial de batir sus récords: “Tengo confianza y creo que nadie está a esa altura todavía. No digo que en un futuro no quiebren mis tiempos, pero por lo que estoy viendo, me parece que no hay nadie en ese nivel. Hay corredores muy rápidos, pero no creo que en 9,58 segundos para los 100 metros o 19,19 para los 200”, descartó. Por lo pronto, así como su presencia en los andariveles aseguraba podios para Jamaica, ahora sin él y dada la merma de velocistas de elite en su país, el panorama no es alentador para la nación que era “la más rápida del mundo”. Julian Forte y Oblique Seville tuvieron comienzos prometedores, pero en la actualidad carecen de buenos resultados.

Bolt no habrá cumplido todavía 35 años cuando tengan lugar estos Juegos, y con semejantes condiciones naturales seguramente aún sería competitivo. Pero su prematuro retiro no tiene vuelta atrás, aunque él todavía no se acostumbra a estar del otro lado de la pantalla. “Lo he aprendido de mucha gente: los regresos nunca salen bien”, había apuntado en 2019, y se mantiene firme. Ya como ex atleta practicó varios deportes, concretó en Australia su anhelo de jugar en una liga profesional de fútbol, intentó con el canto hasta grabar un disco, cumplió con sus patrocinadores, comenzó proyectos y formó una familia. Ya está en otra sintonía, no en la de escuchar un disparo y acelerar todo cuanto puede hasta una meta.

Usain Bolt
Usain Bolt


Bolt la pasaba bien en las pistas: casi siempre ganaba.

“Ser olímpico es abrumador, pero es tan divertido... Disfruten, disfruten del momento, que va a ser hermoso. Disfruten de la experiencia, trabajen duramente, den lo mejor y sigan empujando. Ésa es la clave”, se despidió en la conversación televisiva. Usain Bolt ya no corre, pero sigue encarnando el espíritu olímpico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.