El uruguayo Siboldi se dice inmune a rumores que lo ponen fuera del Cruz Azul

Agencia EFE

México, 14 ene (EFE).- El uruguayo Robert Dante Siboldi, entrenador del Cruz Azul del fútbol mexicano, declaró este martes que no se ve afectado por las voces de aficionados y medios de comunicación que piden su salida de La Máquina.

"Son rumores que no me afectan, yo estoy enfocado en lo que tengo que hacer; perder en la primera jornada nos dejó golpeados, este es un equipo grande, pero yo estoy preparado, soy capaz de estar aquí", indicó Siboldi al final del entrenamiento de Cruz Azul.

El uruguayo se refirió a lo publicado en medios brasileños en torno a que Cruz Azul había sondeado al entrenador brasileño Luiz Felipe Scolari para sustituir a Siboldi.

"Es molesto que hablen de uno y digan que no sirvo, pero esas cosas me valen, no tengo doble cara. No soy hipócrita, sufro cuando pierdo y disfruto cuando ganó, soy competitivo y no me gusta perder a nada. No me fijo en esos rumores", compartió el estratega.

Siboldi reconoció aún tener bronca por la derrota de Cruz Azul ante Atlas en la fecha inicial del torneo.

"Tuve bronca, perdimos y no lo merecíamos, intentamos que la gente se ilusionara y no nos salió, esa es la importancia que me queda porque queremos que la gente crea y se ilusione con nosotros", explicó.

El timonel se define como un competidor que sufre las derrotas, pero aprende de ellas para mejorar.

"Para mí perder un partido significa mucho y vivo un duelo de un día cada que me pasa, es día lo tomo de reflexión para dar la vuelta y ser mejor cada día, y no me detengo en rumores ni me ocupo de eso", reiteró.

Y como tal, agregó, ya trabaja en mejorar a su equipo parado próximo partido.

"Debemos trabajar en el funcionamiento y modelo de juego que intentamos implementar. Perdimos ante Atlas, y de todas maneras logramos buenas cosas, ahora debemos preocuparnos por lo que viene y dejar de mirar atrás", detalló.

En la segunda fecha del certamen, Cruz Azul visitará este sábado al Atlético San Luis.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación