Uruguay ensayó una reacción, pero no le alcanzó para quebrar a Paraguay

·3  min de lectura
Facundo Torres desborda a Gustavo Gómez, el ingreso del futbolista de Peñarol le ofreció intensidad y desequilibrio a Uruguay
SANDRO PEREYRA

Regaló un tiempo, en el que le anularon un gol, y desaprovechó la oportunidad de meterse en los puestos de clasificación directa. Una producción de menor a mayor, que se convirtió en dominio absoluto con el ingreso de Facundo Torres, que debutó en la Celeste y enseñó la misma desfachatez que muestra en Peñarol. Uruguay empató 0-0 con Paraguay, que viajó al Centenario con la misión de no perder y cumplió con el objetivo que trazó el entrenador argentino Eduardo Berizzo. El martes, en la continuidad de las eliminatorias rumbo a la Copa del Mundo de Qatar 2022, los charrúas se medirán y los paraguayos recibirán a Brasil.

Los nombres ilusionaron. Apellidos de jerarquía, con recorrido en las principales ligas europeas. Uruguayos campeones de la Liga de España, como Luis Suárez en Atlético de Madrid, o del calcio, ya que Matías Vecino se consagró con Internazionale. Campeones de la Copa Libertadores: el capitán paraguayo de Gustavo Gómez y el lateral-volante charrúa Matías Vecino. Campeón de México, porque Jonathan Rodríguez viene de ser una pieza relevante para que Cruz Azul rompa una racha de 23 años sin coronas. El deslumbramiento terminó en confusión, en un engaño que se llevó adelante en el estadio Centenario. Un partido sin vuelo técnico, de impresiones multiplicadas, como si el desenlace de las temporadas repercutiera en una baja de tensión.

Luis Suárez, el artillero tuvo un par de oportunidades pero falló y Uruguay no logró quebrar a Paraguay
SANDRO PEREYRA


Luis Suárez, el artillero tuvo un par de oportunidades pero falló y Uruguay no logró quebrar a Paraguay (SANDRO PEREYRA/)

La responsabilidad, por ser locales y medirse con un rival directo –llegaron a la cita igualado en puntos- era de Uruguay. La ausencia de circuitos de juego –ni por las bandas ni por el medio para romper líneas y atacar los espacios- de los charrúas hizo que la tarea defensiva de Paraguay no sufriera sobresaltos. Y cuando logró penetrar esa barricada que ofreció la albirroja que entrena Eduardo Berizzo, descubrió una llamativa falta de puntería de Suárez o con la decisión del VAR. El Pistolero falló de modo increíble, en el área menor, una acción de pelota detenida que lanzó Federico Valverde; el artillero, libre de marca, se filtró en un movimiento desprolijo de Paraguay, pero no hizo blanco en el arco de Anthony Silva.

Menos entendible que el fallo de Suárez fue la decisión del VAR de anular el gol a Rodríguez, después de que Bentancurt lo asistiera. El colombiano Wilmar Roldán, apoyado por las instrucciones de sus compatriotas Nicolás Gallo y Andrés Rojas, sancionó posición adelantada de Viña, que no tocó la pelota; las autoridades percibieron que el futbolista que milita en Palmeiras con su movimiento distrajo al arquero. Lo extraño es que Roldán no revisó la jugada, como pedían desde el banco de suplentes de Uruguay.

Omar Alderete le gana el duelo a Jonathan Rodríguez; Uruguay y Paraguay, un desarrollo de menor a mayor en el que los charrúas marcaron el compás en el segundo tiempo
MARIANA GREIF


Omar Alderete le gana el duelo a Jonathan Rodríguez; Uruguay y Paraguay, un desarrollo de menor a mayor en el que los charrúas marcaron el compás en el segundo tiempo (MARIANA GREIF/)

Un remate de Ángel Romero, después de un pase de Miguel Almirón, que Fernando Muslera desvió al córner, y un cabezazo Omar Alderete que el guardavalla controló, aunque recriminó a sus compañeros que el lateral guaraní apareciera sin marca, las situaciones de riesgo que generó Paraguay, un equipo que se enseñó cómodo al desprenderse del protagonismo. El sacrificio y el orden resultó la táctica. Las órdenes constantes de Berizzo solicitándole despliegue a Ángel Romero para que el rival no tuviera facilidades para diseñar juego desde su línea defensiva y un compacto bloque de volantes –hasta Almirón estuvo más pendiente de las trepadas de Giovanni González que de desbordarlo-, la hoja de ruta que marcó el rumbo del partido.

Los retoques que intentó el Maestro Tabárez, que fueron de nombres no para modificar la estructura, le ofrecieron respuestas anímicas más que de juego. Ganó en intensidad, porque con la frescura que le aportaron Lucas Torreira y Facundo Torres -que debutó en la selección- acorraló a Paraguay, aunque le faltó la estocada y la frialdad, como si extrañara a Edinson Cavani, el goleador que debe cumplir todavía una fecha de suspensión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.