Universidad de Chile - San Lorenzo: el Ciclón se trajo un buen empate de Santiago en su regreso a la Copa Libertadores

Fernando Vergara
·4  min de lectura
Todos abrazan a Franco Di Santo, que anotó el empate para San Lorenzo en Santiago de Chile
Esteban Felix/AP

San Lorenzo se volvió a la Argentina con un resultado que no le disgusta. El equipo de Diego Dabove empató 1 a 1 frente a la Universidad de Chile, en Santiago, aunque sonríe por la ventaja que significa haber anotado en condición de visitante. La revancha será el miércoles 17 de marzo en el estadio Nuevo Gasómetro y el ganador de la serie se enfrentará con Santos, de Brasil, o Deportivo Lara, de Venezuela (en la ida, el conjunto que dirige Ariel Holan ganó por 2 a 1).

En el compromiso en suelo chileno, mientras en Boedo se busca una identidad, se acentuó una particularidad: este Ciclón no suele repetir una misma alineación. Y de esta decisión algo se desprende: Dabove juega sus cartas, apuesta y asume riesgos.

Henríquez anotó el 1-0 para la “U”

Seis encuentros conforman una muestra exigua para determinar las características definitivas de un conjunto y este San Lorenzo es un fiel reflejo de ello. Lo que aparecen son apenas señales de un equipo que aún busca consolidarse. El propio DT lo reconoció hace algunos días: “Estamos en la búsqueda del 11 ideal, del ‘equipo de memoria’, como dijo alguna vez Coco Basile”.

Hasta ahora, Dabove cambió en todos los sectores. A tal punto llega ese rastreo del entrenador que ni siquiera el puesto del arquero se salvó de las modificaciones. Primero se inclinó por Fernando Monetti, aunque anoche volvió a confiar en José Devecchi. En esta línea, con respecto al empate frente a Huracán, se destacaron los ingresos de Jalil Elías, Julián Palacios -hace un puñado de semanas había sido bajado a la reserva- y Lucas Melano por Ángel Romero, Diego Rodríguez -quien venía llevando la cinta de capitán- y Nicolás Fernández. Por otro lado, lo más importante que vale consignar es que los hermanos Romero volvieron a mirar el partido desde el banco de suplentes. Es decir, al técnico no le tiembla el pulso para patear el tablero.

Di Santo y un gol clave como visitante

Hubo paridad en el arranque. Ninguno le esquivó a ponerle el cuerpo a un primer tiempo fragoroso, friccionado (hubo tres amonestados en la etapa y pudieron ser más) y con escaso desequilibrio individual. A diferencia de los últimos partidos, San Lorenzo cambió su libreto, optó por el esquema 4-4-2 y decidió presionar alto, con Juan Ramírez acompañando a Franco Di Santo (el más destacado de la noche) en esa tarea.

Lejos de los arcos, mayormente ambos se dedicaron más a luchar que a jugar. Por momentos, Universidad de Chile pareció un conjunto timorato que sólo inquietaba con pelotas paradas. Al equipo de Dudamel se lo vio demasiado retrasado en el campo, como si el local no tuviese interés en tomar la iniciativa. Es cierto, también, que San Lorenzo lo inquieto muy poco; apenas pisó el área de Fernando de Paul siempre con extrema tibieza. Lo más rescatable era la enjundia del colombiano Yeison Gordillo para disputar cada pelota.

Duelo trabado: Luis Del Pino y Marcelo Herrera luchan por el balón durante el encuentro jugado en el Estadio Nacional
ESTEBAN FELIX/AP


Duelo trabado: Luis Del Pino y Marcelo Herrera luchan por el balón durante el encuentro jugado en el Estadio Nacional (ESTEBAN FELIX/AP/)

Pero en líneas generales, la claridad y la precisión fueron dos bienes escasos. Moneda corriente, abundaron el choque y las maniobras forzadas. Con pelotazos constantes al área, la mayoría sin sentido. Así llegó el final del primer tiempo, sin emociones ni goles.

San Lorenzo salió con otra postura en la segunda parte y a los 4 minutos tuvo la primera chance de riesgo. Tras un córner, Alejandro Donatti ganó de cabeza, aunque la pelota se fue muy cerca del palo. Tras esa jugada, el ex Boca Marcelo Cañete sacó un fuerte remate que Devecchi alcanzó a desviar.

El brasileño Raphael Claus le muestra la roja a Diego Braghieri por una fuerte falta; el árbitro se retractó de una primera decisión y expulsó directamente al defensor del Ciclón
Esteban Felix/AP


El brasileño Raphael Claus le muestra la roja a Diego Braghieri por una fuerte falta; el árbitro se retractó de una primera decisión y expulsó directamente al defensor del Ciclón (Esteban Felix/AP/)

Los dos se guardaron las emociones para el final, tras la expulsión de Diego Braghieri por juego brusco. Abrió el marcador Ángelo Henriquez, de cabeza. Le duró poco el festejo a los chilenos, porque Di Santo igualó rápidamente. No jugó bien San Lorenzo, aunque mostró actitud para reaccionar a tiempo y la eliminatoria quedó abierta. Y el Ciclón volvió a su casa con un punto valioso.