Una nave espacial graba la “música” misteriosa que emite nuestro planeta durante una tormenta solar

Las tormentas solares sacuden a nuestro planeta debido a la acción de las partículas cargadas que liberan. La imagen muestra una prominencia en el sol que emite una luz ultravioleta intensa (Getty).
Las tormentas solares sacuden a nuestro planeta debido a la acción de las partículas cargadas que liberan. La imagen muestra una prominencia en el sol que emite una luz ultravioleta intensa (Getty).

Una canción misteriosa propia de la banda sonora de una película de ciencia ficción emergió de nuestro planeta tras ser golpeado por una tormenta solar.

La música misteriosa en realidad fue creada por las ondas del campo magnético de nuestro planeta al ser sacudido por una tormenta solar.

Las tormentas solares son erupciones de partículas cargadas eléctricamente que provienen de la atmósfera del Sol. La extraña “canción” se escuchó después de analizar los datos de archivo de la misión Cluster.

La misión Cluster consiste en cuatro naves espaciales que orbitan la Tierra en formación para investigar el campo magnético de nuestro planeta y su interacción con el viento solar, el flujo constante de partículas que el Sol libera al Sistema Solar.

Un equipo dirigido por Lucile Turc, antigua investigadora de la ESA que ahora trabaja en la Universidad de Helsinki, en Finlandia, investigó el efecto de las tormentas solares en nuestro planeta.

Como parte de sus órbitas, la nave espacial de Cluster vuela repetidamente a través del frente de onda de choque, que es donde las partículas impactan cuando una tormenta solar golpea nuestro planeta.

En la primera parte de la misión, del 2001 al 2005, la nave espacial voló a través de seis de esas colisiones, registrando las ondas que generaron.

El nuevo análisis muestra que, durante la colisión, el frente de onda de choque empieza a liberar ondas magnéticas que son mucho más complejas de lo que se pensaba.

“Nuestro estudio revela que las tormentas solares modifican profundamente la región del frente de choque de ondas”, dijo Turc.

Cuando las frecuencias de estas ondas magnéticas se transforman en señales audibles, crean una canción extraña.

En tiempos de calma, cuando ninguna tormenta solar golpea la Tierra, la canción tiene un tono más bajo y menos complejo, con una sola frecuencia dominando la oscilación.

“Es como si la tormenta cambiase la sintonía del frente de onda de choque”, explicó Turc.

Rob Waugh

Qué leer a continuación