Una mujer gasta 120 mil dólares en modificaciones corporales para transformarse en un “dragón blanco de ojos azules”

Vida y Estilo Internacional
·5  min de lectura
Amber Luke, de Brisbane, Australia, tiene 600 tatuajes en su rostro y cuerpo. (Joshua Maguire/Barcroft Media vía Getty Images)
Amber Luke, de Brisbane, Australia, tiene 600 tatuajes en su rostro y cuerpo. (Joshua Maguire/Barcroft Media vía Getty Images)

Una mujer australiana con muchísimos tatuajes revela que ha invertido 120 000 dólares en modificaciones corporales para dejar de ser una adolescente rubia y transformarse en lo que describe en Instagram como un “dragón blanco de ojos azules”.

Amber Luke, quien tiene 25 años, compartió hace poco una selfie en sus Historias de Instagram en la que escribió: “La modificación corporal es la forma definitiva de autoexpresión”. En su cuenta de Instagram también tiene una sección dedicada a las fotos de antes y después de sus cirugías, incluido un aumento de senos y levantamiento de glúteos.

Entre otras cosas, Luke se ha dividido la lengua en dos, se ha tatuado los labios, se ha dilatado las orejas y se ha hecho tatuajes en casi todo el cuerpo, incluso se ha tatuado de azul la esclerótica (el blanco de los ojos).

Recuerdo de cuando estaba filmando en Los Ángeles con @iamslivan: estos colmillos fueron hechos por un hombre del que me siento orgullosa de decir que también es mi amigo, @fathersebastiaan 💕//

Luke ha compartido sus fotos antes de la transformación en Instagram, señalando que estaba “catatónicamente deprimida, tenía ideas suicidas y era una muerta viviente”. Añadió: “Estaba entumecida. Me odiaba a mí misma durante la mayor parte del tiempo, era un odio profundo. Me atormentaba”.

Luke escribió que ahora se ha transformado “totalmente en alguien de quien me siento orgullosa. Soy una mujer fuerte que sabe exactamente quién es y lo que quiere”.

Esta era yo a los 18 años. Estaba catatónicamente deprimida, tenía ideas suicidas y era una muerta viviente. Estaba entumecida. Me odiaba a mí misma durante la mayor parte del tiempo, era un odio profundo. Me atormentaba.

Ahora, me he transformado totalmente en alguien de quien me siento orgullosa. Soy una mujer fuerte que sabe exactamente quién es y lo que quiere.

Luke, quien se negó a colaborar con Yahoo Vida y Estilo, tiene 47 500 seguidores en Instagram, incluidos algunos fanáticos que comentan sus publicaciones con regularidad dejando emojis de fuego. “¡Increíble, eres una obra de arte!”, escribió uno de sus seguidores en una publicación reciente. “Una criatura mega legendaria”, dijo otro.

Luke compartió en una publicación reciente en las Historias de Instagram que hasta ahora ha gastado 120 000 dólares en modificaciones corporales. Aunque no ha dicho si piensa hacerse más, actualiza regularmente sus publicaciones con fotos de nuevos tatuajes.

Sin embargo, si bien las modificaciones corporales son populares en algunos círculos, los expertos advierten que pueden ser peligrosas para la salud.

Amber Luke se hizo su primer tatuaje a la edad de 16 años y afirma que lo sintió como una liberación de la energía negativa que estaba en su interior. Desde entonces no ha parado y recientemente ha comenzado a hacerse modificaciones corporales como un aumento de senos y planea un levantamiento de glúteos brasileño. (Dean Swindell/Barcroft Media/Barcroft Media vía Getty Images)
Amber Luke se hizo su primer tatuaje a la edad de 16 años y afirma que lo sintió como una liberación de la energía negativa que estaba en su interior. Desde entonces no ha parado y recientemente ha comenzado a hacerse modificaciones corporales como un aumento de senos y planea un levantamiento de glúteos brasileño. (Dean Swindell/Barcroft Media/Barcroft Media vía Getty Images)

“La cirugía es un desafío incluso para los pacientes más sanos”, le explicó a Yahoo Vida y Estilo el doctor Edward S. Lee, profesor asociado de cirugía en la Escuela de Medicina de Rutgers, Nueva Jersey. “Una operación para lograr un contorno corporal más grande, como agrandarse los senos... lo comparamos con correr una maratón. Necesitas varios meses para recuperarte”.

Toda cirugía conlleva un riesgo de complicaciones, como una infección, apuntó Lee, y ese riesgo es aún mayor cuando alguien se somete a esos procedimientos con regularidad. “Si te haces un tatuaje y luego te colocan implantes mamarios, y solo pasa un poco de tiempo entre ambas modificaciones, corres un riesgo ligeramente mayor de desarrollar una infección”, afirmó Lee.

Lee es especialmente cauteloso con las modificaciones corporales extremas, como dividir la lengua en dos. Además de las cuestiones estéticas y funcionales, “las personas que lo hacen no suelen ser profesionales autorizados. Los materiales que utilizan son cuestionables en términos de esterilidad. Además, la lengua sangra bastante”, explicó Lee.

Incluso los tatuajes representan un riesgo de contraer enfermedades transmisibles, como el VIH y la hepatitis C, si no se hacen en un ambiente estéril, le dijo a Yahoo Vida y Estilo el doctor Gary Goldenberg, profesor clínico asistente de Dermatología en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, de la ciudad de Nueva York. “Otras preocupaciones son las infecciones, como los estafilococos”, apuntó.

Goldenberg señaló que los tatuajes también cambian. “Algunos tatuajes pueden desaparecer con el tiempo”, dijo. “A medida que la piel envejece, se arruga y se vuelve más flácida, lo que puede cambiar o distorsionar la apariencia del tatuaje”.

Los tatuajes de la esclerótica son especialmente peligrosos, le dijo a Yahoo Vida y Estilo Vivian Shibayama, optometrista de UCLA Health. “Blanquear el blanco de los ojos es extremadamente peligroso”, señaló. “Implica remover una delgada superficie del ojo llamada conjuntiva, que protege la superficie ocular. Podría provocar una infección, terminar en una perforación y causar ceguera”. Shibayama aconseja: “No lo hagas”.

Lee les recomienda a las personas interesadas en las modificaciones corporales, sobre todo si se trata de modificaciones corporales extremas, que lo piensen dos veces antes de hacérselas. “Son permanentes”, advirtió. “Un tatuaje de la esclerótica no se puede deshacer”.

Korin Miller