Una madre publica en Facebook una foto desgarradora de sus dos hijos antes de que muriesen por culpa de un conductor ebrio

En la foto publicada por Sarah Jane Pascoe-Hudson, ella aparece en el centro y sus hijos, en el sentido de las manecillas del reloj, de la esquina superior izquierda a derecha, Lucy, Matthew y Peter (Imagen: Facebook)
En la foto publicada por Sarah Jane Pascoe-Hudson, ella aparece en el centro y sus hijos, en el sentido de las manecillas del reloj, de la esquina superior izquierda a derecha, Lucy, Matthew y Peter (Imagen: Facebook)

Una madre ha publicado un emotivo homenaje en Facebook a sus dos hijos que murieron en un accidente de tráfico provocado por un conductor ebrio.

Sarah Jane Pascoe-Hudson, de Penzance, Cornualles, publicó una foto tomada dos semanas antes de que muriesen su hijo Matthew, de 12 años, y su hija Lucy, de 10.

En la foto aparece Pascoe-Hudson, los dos niños y su hermano menor Peter, quien entonces tenía dos años y fue el único niño que sobrevivió al accidente.

Publicó la foto el viernes pasado en el que habría sido el cumpleaños número 34 de Lucy, tras encontrar la cinta de la cámara de Matthew después de su muerte.

“En esta foto estoy con mis hermosos hijos, Mateo de 12 años, Lucy de 10 y su hermano pequeño, Peter de 2. Mi mundo, mi alegría y mi vida”, escribió en una publicación que desde entonces se ha compartido más de 160 000 veces.

Sarah Jane Pascoe-Hudson advirtió a otras personas sobre los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol. (Imagen: Facebook)
Sarah Jane Pascoe-Hudson advirtió a otras personas sobre los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol. (Imagen: Facebook)

Contó que los tres niños iban en el coche con su padre a ver un partido de fútbol en julio de 1996, junto con su amigo Ben.

Reveló que un conductor borracho impactó de frente contra el coche en el que iban, matando a Matthew al instante. Lucy murió tres horas después durante una cirugía y su amigo Ben murió seis días después en el hospital. El padre de los niños sobrevivió, pero fue “gravemente herido”.

El conductor ebrio fue declarado muerto en el escenario del accidente, dijo.

“En los pocos segundos que tardó en salirse de su carril en la carretera, ese conductor ebrio hizo pedazos nuestro mundo”, escribió Pascoe-Hudson.

Reveló que Peter dejó de hablar durante semanas después de la tragedia, y que meses después seguía llevando un pequeño coche que Matthew le había dado ese día.

“Nunca sabré cómo logramos enfrentarnos al funeral, pero los amigos, familiares y compañeros de colegio que asistieron nos ayudaron a encontrar las fuerzas”, escribió.

En esta foto estoy con mis hermosos hijos, Mateo de 12 años, Lucy de 10 y su hermano pequeño, Peter de 2. Mi mundo, mi alegría y mi vida.

La foto fue tomada de una cinta que encontramos en la cámara de Matthew después de su muerte. No recuerdo haberla hecho, pero calculé que fue aproximadamente 2 semanas antes de que Matthew y Lucy muriesen por culpa de un conductor ebrio en un accidente de tráfico.

Fueron a ver un partido de fútbol con su padre una tarde de verano en julio de 1996 y nunca volvieron a casa. El conductor borracho impactó de frente contra el coche en el que iban. Matthew murió al instante y Lucy 3 horas después durante una cirugía. Su amigo Ben murió 6 días después en el hospital. Su padre resultó gravemente herido, pero sobrevivió al accidente, al menos físicamente, ya que los recuerdos nunca se olvidan. El conductor ebrio fue declarado muerto en el escenario del accidente. Mi madre siempre decía que tuvo suerte.

En los pocos segundos que tardó en salirse de su carril en la carretera, ese conductor ebrio hizo pedazos nuestro mundo.

El dolor y la confusión de su hermano más pequeño, Peter, con respecto a la “desaparición” de sus hermanos mayores fue inmensa. A un niño de 2 años solo se le pueden explicar los conceptos más básicos, pero el hecho de que dejase de hablar durante semanas y llevase durante meses un pequeño coche que Matthew le había dado ese día, y que a menudo mirase y esperase en la ventana, era un reflejo de su dolor.

La siguiente vez que vi a mis queridos y hermosos niños estaban en dos ataúdes uno al lado del otro en la Capilla Ardiente. El impacto me quitó la capacidad de permanecer de pie. Nunca sabré cómo logramos enfrentarnos al funeral, pero los amigos, familiares y compañeros de colegio que asistieron nos ayudaron a encontrar las fuerzas.

Cinco meses después, la investigación se refirió al conductor como un hombre de negocios rico y respetable de Plymouth, que ofrecía generosamente tiempo y dinero a distintas organizaciones benéficas, pero quien solía ir ebrio al volante, ignorando todas las advertencias sobre el peligro que implicaba su comportamiento. Su nivel de alcohol superaba 3,5 veces el límite para conducir cuando se subió a su coche. Si tan solo alguien le hubiera quitado las llaves esa noche.

La vida se volvió muy tranquila, toda la energía de la casa donde una vez mis hijos rieron y vivieron se esfumó. Me aferré a la cordura solo por mi niño pequeño, y vivimos nuestra tristeza juntos, a nuestra manera. Peter tardó años en armar las piezas del rompecabezas, a medida que crecía su inteligencia también aumentaba su curiosidad por los hechos. Tenía 15 años cuando leyó todos los artículos periodísticos sobre el accidente y finalmente encontró la paz.

Es un error pensar que nunca podrás ser feliz otra vez, puedes lograrlo, pero de una manera diferente, en un mundo distinto. Di a luz a mi bebé Eliza 14 meses después de perder a Matthew y Lucy, y ella le devolvió la alegría y la esperanza a nuestro mundo sombrío.

Me río y lloro, experimento la vida y veo a mis hijos convertirse en adultos maravillosos y seguros de sí mismos, eso me llena de orgullo y me hace sentir muy afortunada.

Sin embargo, Matthew y Lucy permanecen en nuestras vidas, en nuestros pensamientos y nuestros corazones. Siempre les amaremos y nunca les olvidaremos.

Hoy habría sido el cumpleaños número 34 de Lucy, y la recordaremos con mucho orgullo. A través de las lágrimas que inevitablemente fluirán, sonreiré ante sus recuerdos y le diré cuánto la quiero. Es todo lo que puedo hacer.

POR FAVOR, NO CONDUZCAS SI BEBES. No hagas pasar a otra familia por este dolor. No seas la causa de toda una vida de tristeza.

Y NO SEAS TAN INCRÉDULO COMO PARA PENSAR QUE NO TE SUCEDERÁ. Nos sucedió a nosotros. Le pasó a mis hermosos hijos. Le puede suceder a cualquiera.

Busca otro conductor, toma un taxi o camina.

Gracias por leer mi publicación. Compártela y ayuda a salvar algunas vidas, si solo 1 o 2 personas toman una decisión diferente, todo valdrá la pena.

Que tengas una Navidad bendecida y segura.

“La vida se volvió muy tranquila, toda la energía de la casa donde una vez mis hijos rieron y vivieron se esfumó. Me aferré a la cordura solo por mi niño pequeño, y vivimos nuestra tristeza juntos, a nuestra manera”.

Pascoe-Hudson tuvo otra hija un año después de que Matthew y Lucy murieran.

“Es un error pensar que nunca podrás ser feliz otra vez, puedes lograrlo, pero de una manera diferente, en un mundo distinto”, escribió.

“Di a luz a mi bebé Eliza 14 meses después de perder a Matthew y Lucy, y ella le devolvió la alegría y la esperanza a nuestro mundo sombrío.

Sarah Jane Pascoe-Hudson publicó un homenaje a su hijo e hija que murieron por culpa de un conductor ebrio (Imagen: Facebook)
Sarah Jane Pascoe-Hudson publicó un homenaje a su hijo e hija que murieron por culpa de un conductor ebrio (Imagen: Facebook)

“Me río y lloro, experimento la vida y veo a mis hijos convertirse en adultos maravillosos y seguros de sí mismos, eso me llena de orgullo y me hace sentir muy afortunada.

“Sin embargo, Matthew y Lucy permanecen en nuestras vidas, en nuestros pensamientos y nuestros corazones. Siempre les amaremos y nunca les olvidaremos.

También advirtió a las personas sobre los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol.

“No hagas pasar a otra familia por este dolor. No seas la causa de toda una vida de tristeza. No seas tan incrédulo como para pensar que no te sucederá. Nos sucedió a nosotros. Les pasó a mis hermosos hijos. Le puede suceder a cualquiera. Busca otro conductor, toma un taxi o camina”.

Ross McGuinness

Qué leer a continuación