Un fin de semana cargado de errores

Jorge Chusit

Los errores, mejor conocidos como “bloopers”, son parte integral del fútbol. En la mayoría de las veces no dejan de ser más que graciosos, salvo para el pobre damnificado.

Este fin de semana los hubo tanto en México como en Argentina. El más increíble fue el cometido por Cristian Campestrini, portero de Puebla, quien con su distracción permitió que Carlos Eduardo Fierro anotara el gol del triunfo de Chivas al minuto 93 de tiempo corrido.

Lo más curioso del caso es que el conjunto de “La Franja” perdió un partido increíble por 3 a 2 luego de estar al frente por 2 a 0.

Otro “blooper” fue el que tuvo como principal protagonista a Cristian Romero, jugador de Belgrano de Córdoba. Este caso en particular se lo puede encuadrar en el de los goles en contra “cómicos”.

Tras un centro al área y sin mirar el balón, la pelota le pegó en la cabeza y dejó sin chances a su arquero Lucas Acosta. Sin palabras…

Por último, vuelve a estar en la lista el arquero Agustín Orión. El portero de Racing, conocido por su poca habilidad con sus pies, volvió a regalar un gol por esa vía al entregarle la pelota mansamente a Sebastián Rincón que anotó el empate parcial de Tigre, en un partido que fue suspendido por la lluvia.

¿Cuál fue el peor de todos?…lo dejamos a su criterio…

También te puede interesar:

Seleccionados argentinos ignoran a ¡Batistuta!

En Europa sí, en la selección no: “Vendetta” de Pipita y uno más del Kun

El Karma de Gigliotti en la Copa Sudamericana