Un fabricante de hamburguesas sin carne ganó el derecho de usar una “sangre vegetal” genéticamente modificada

Jesús Del Toro
·3  min de lectura

Algunos gustan comer su carne tierna, término medio, y con un ligero escurrimiento de jugo rojo. Esas peculiaridades son anheladas no solo por personas orgullosamente carnívoras sino también, aparentemente, por las que optan por sustitutos vegetales que simulan atributos de la carne.

Es decir, el sabor, la textura y el goteo rojo color sangre de la carne.

La
La "hamburguesa vegetal" Impossible Burger se comercializa, junto a otros productos competidores, a una importante escala en EEUU. (Getty Images)

Tanto es, al parecer, el atractivo de ese rojizo componente que el fabricante Impossible Foods se ha esforzado por incluir en sus hamburguesas alternativas un componente que hace que su producto “sangre” de modo parecido al de las hamburguesas de carne y ha peleado en tribunales por el derecho a usarlos.

De acuerdo a la agencia Bloomberg, Impossible Foods ganó un litigio en una corte federal de apelaciones en San Francisco, lo que le permite usar la sustancia leghemoglobina de soya, un aditivo vegetal genéticamente modificado conocido como ‘heme’ que le da al producto Impossible el rojo toque líquido similar a la sangre.

La Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el uso del ‘heme’ en las Impossible Burgers, pero ese fallo fue impugnado judicialmente. El uso del ‘heme’ en alimentos no está permitido en la Unión Europea y China y si la demanda, interpuesta por el Center for Food Safety, hubiese sido resuelta en contra de Impossible Foods, esa empresa habría sufrido un contundente revés.

Su mayor competidor, Beyond Meat, no utiliza esa clase de aditivos en sus productos vegetales que imitan la carne.

Impossible Foods tiene así el camino despejado para comercializar su producto en un mercado de “carne” vegetal creciente, que de acuerdo a Bloomberg podría alcanzar un valor de 450,000 millones de dólares en 2040.

La Impossible Burger, hamburguesa vegetal que simula la carne. (Getty Images)
La Impossible Burger, hamburguesa vegetal que simula la carne. (Getty Images)

Pero la organización Center for Food Safety, que impugnó el aval al ‘heme’, considera que esa sustancia puede ser nociva para la salud y por ello deploró la decisión de la corte.

“Estamos decepcionados por la decisión de la corte…, que permite que la Impossible Burger y otras hamburguesas sin carne sean elaboradas con nuevos químicos genéticamente modificados sin haber realizado ningún estudio de largo plazo… Se supone que la FDA debe proteger a los consumidores de químicos nuevos e inseguros en nuestra cadena de alimentos, pero en vez de ello son ahora los consumidores los que han de asumir la carga de evadir esas hamburguesas de vegetales genéticamente modificados”, dijo Sylvia Wu, abogada del Center Food Safety, en un comunicado citado por Bloomberg.

El Center for Food Safety, indicó The Verge, argumentó que la FDA decidió aprobar el uso del ‘heme’ con base en criterios de seguridad establecidos para aditivos alimenticios y no para aditivos de color. De haberlo hecho así, la FDA debería haber probado que ese colorante rojo no es nocivo para la salud con base en otros estándares, lo que en ese contexto no sucedió. Y también criticó que la corte haya permitido que la FDA usara un estudio encargado por la propia Impossible Foods para tomar su decisión. Más estudios independientes son necesarios para dilucidar si el ‘heme’ es seguro, consideró el Center for Food Safety.

La corte, por su parte, consideró que la FDA sí tuvo “evidencia sustancial” de que el ‘heme’ no es nocivo para la salud humana.

En todo caso, por lo pronto los consumidores estadounidenses tienen la posibilidad de adquirir y consumir una Impossible Burger, con todo y su ‘hilito de sangre’ de plantas genéticamente modificadas, aunque ciertamente tiene también otras opciones, vegetales o animales, para su elección.