Un campeón mundial suspendido por dopaje salva a un bañista que se ahogaba en la playa

Yahoo Deportes
El nadador italiano Filippo Magnini. Foto: Paolo Bruno/Getty Images.
El nadador italiano Filippo Magnini. Foto: Paolo Bruno/Getty Images.

Los deportistas de élite se entrenan durante toda su carrera con el objetivo de competir al máximo nivel para superar a sus rivales y ganar las pruebas que disputan. Títulos, medallas, distinciones, todo tipo de galardones están pensados para reconocer a los mejores de entre los mejores. Pero la auténtica categoría de un atleta, su valor como ser humano, va más allá: se pone de manifiesto cuando tiene la ocasión de emplear sus habilidades para causas más nobles.

Así le ha ocurrido a Filippo Magnini, nadador italiano que, a sus 37 años, ya lleva algún tiempo alejado de la alta competición. Y no le ha ido ni medio mal en ella: en su palmarés destacan dos campeonatos del mundo, en 2005 y 2007 en su prueba favorita, los 100 metros estilo libre, además de un bronce olímpico en 4x200 libre en Atenas 2004 como parte de la selección de su país, e incontables títulos europeos y nacionales. Tantos éxitos le valieron en Italia el apodo de Superpippo, por el que aún se le conoce gracias a sus apariciones abundantes en los últimos tiempos en diversos programas de televisión e incluso en la prensa rosa.

Pero todo eso queda atrás ante la proeza que acaba de lograr: salvar una vida. Gracias a él, un hombre de 45 años llamado Andrea Benedetto puede decir que sigue entre nosotros. Así recogen la historia periódicos locales como el Corriere dello Sport, que califican, con razón, a Magnini de héroe.

Los hechos sucedieron en torno a las tres y cuarto de la tarde del pasado domingo en Cala Sinzias, una playa en la provincia de Cagliari, al sur de la isla de Cerdeña. Filippo estaba allí disfrutando de sus vacaciones junto a su pareja actual, la célebre modelo y presentadora de televisión Giorgia Palmas. También se encontraba en la zona Benedetto junto a algunos amigos, navegando sobre un flotador.

Quiso la mala suerte que un golpe de viento alejara este objeto de los bañistas, haciendo caer a Benedetto. Pero el agua en esa zona estaba más fría de lo esperado y la fuerte corriente arrastró también al veraneante hacia el interior. El turista, que sufre una condición médica que limita su movilidad, se asustó y se quedó bloqueado, sin capacidad de reacción.

Los amigos de Andrea empezaron a gritar, llamando la atención de los socorristas, quienes estaban en la torreta de control y salieron inmediatamente a por él. Pero, por fortuna, Superpippo estaba más cerca. A toda velocidad se lanzó hacia el lugar y consiguió mantener a flote a la víctima hasta que llegaron los servicios de asistencia.

“Cuando le alcancé estaba en grandes dificultades, había tragado agua y no podía ni hablar. Para mantenerle a flote improvisamos una camilla con las colchonetas de otros bañistas”, dijo Magnini; él mismo, junto a los socorristas, se encargó de llevarle a la orilla. Ya sobre la arena, cuando los médicos se habían hecho cargo de la situación, se apartó discretamente, y ante las felicitaciones y agradecimientos de amigos y familiares se limitó a decir que “había hecho lo que debía”.

La historia se conoce porque en esa zona, un destino vacacional muy popular, había algún que otro periodista, como un corresponsal de la BBC o el director de un periódico de Cremona. De hecho, el afectado, que fue atendido en la misma playa y posteriormente trasladado a un hospital, lamentó no haber podido agradecerle a Magnini que le salvara la vida. “No me di cuenta hasta horas después de que había sido él, y ahora no puedo hacerlo porque no tenemos contacto. Espero tener la oportunidad de darle las gracias personalmente”, dijo a la televisión inglesa.

En los últimos tiempos Magnini había sido noticia porque las autoridades italianas le habían impuesto una sanción de cuatro años por un caso de dopaje. La medida es poco relevante puesto que ya estaba retirado, pero aun así, el nadador no estaba de acuerdo por considerar que el proceso había estado lleno de irregularidades y se basaba en “documentos falsos y suposiciones”, por lo que tiene intención de recurrir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés). En todo caso, sus éxitos deportivos previos están fuera de toda duda, y desde ahora su dimensión humana también es digna de aplauso.

También te puede interesar:

La estrella del fútbol que lleva 37 años en coma

Encuentran muerto al atleta de 70 años que hizo trampas en una maratón

Qué leer a continuación