Un cohete llamado Theo

GRA500. SAN SEBASTIÁN, 17/09/2017.- El lateral de la Real Sociedad Odriozola (i) pelea un balón con el francés Theo Hernández, del Real Madrid, durante el partido de la cuarta jornada de Liga en Primera División disputado esta noche en el estadio de Anoeta, en San Sebastián. EFE/Juan Herrero

Era cuestión de tiempo que Theo Hernández se soltara el pelo y cabalgara la banda como lo hizo en el Alavés. Su partido contra la Real Sociedad, el primero oficial en el cual era titular, fue simplemente para enmarcar.

Con 19 años, Theo demostró tener un desparpajo inusual –algo necesario para intentar opacar a un mito como Marcelo–, además de su ya consabida fuerza física y potencia. Fue una verdadera delicia presenciar el pulso que tuvo con Álvaro Odriozola, el mejor lateral joven de La Liga, y como una vez tras otra era capaz de batir al donostiarra.

Había dudas sobre su capacidad defensiva, pues de sobra es conocida su tendencia a subir al ataque como un extremo más, pero el hispano-francés dio un clinic en Anoeta de como guardar la posición y ganar por entrega.  Theo es tan rápido que, sin ser el defensa más ortodoxo, es capaz de recuperar terreno a su rival y ganar cualquier envite. Justo como solía hacer el propio Roberto Carlos.

Desde el palco de autoridades, los regentes madridistas debían estar frotándose las manos. La jugada ha sido maestra: le han arrebatado a un rival directo al que parece que va a ser uno de los mejores laterales izquierdos de la próxima década; y además a precio de ganga.

Cabe recordar que el Real Madrid estuvo a punto de firmar a David Alaba por cerca de 60 millones hace dos veranos. El lateral austríaco puede jugar de lateral, central, extremo y mediocentro, y con 25 años parecía un serio valor de futuro que llegaría al club a subir el nivel en una posición clave. Con Fabio Coentrao fuera de combate, Alaba era la opción más clara en el mercado, pero la temporada de Theo Hernández en el Alavés el año pasado hizo cambiar todo. El Real Madrid se puso en contacto con el entorno del jugador y supieron que por 30 millones era posible ficharle, y a nadie le tembló el pulso.

El hecho de tener sólo 19 años era una clara ventaja para un jugador que todavía puede progresar muchísimo. Su experiencia en el Alavés también fue clave, pues es la confirmación de que lo puede hacer perfectamente bien en una liga tan exigente como la española. Los planetas acabaron alineándose para que Theo Hernández, que pronto se nacionalizará español y quiere defender La Roja, acabara en el Real Madrid y de momento no podría irle mejor las cosas en el club merengue a este cohete en cuerpo humano.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7