El abrigo "ridículo" de Melania Trump que desató polémica entre el Washington Post y la Casa Blanca

Fari RafaContributor

La Casa Blanca ha respondido a las críticas del periódico The Washington Post, que en un extenso artículo sobre la nueva decoración navideña en la residencia presidencial tachó de “ridículo” un abrigo usado por la primera dama, Melania Trump.

El president Donald Trump, la Primera Dama Melania Trump y el hijo de la pareja, Baron Trump, salen del avión Air Force One el 1 de diciembre de 2019, tras regresar de Mar-a-Lago en Florida. Melania Trump lleva el abrigo criticado por el diario The Washington Post (AP /Kevin Wolf)
El president Donald Trump, la Primera Dama Melania Trump y el hijo de la pareja, Baron Trump, salen del avión Air Force One el 1 de diciembre de 2019, tras regresar de Mar-a-Lago en Florida. Melania Trump lleva el abrigo criticado por el diario The Washington Post (AP /Kevin Wolf)

El diario ha desaprobado las decoraciones anteriores de la primera dama, pero este año calificó de “encantadores” los nuevos árboles de Navidad adornados con luces blancas, flores y nieve artificial.

Sin embargo, el texto poco se refirió a la ambientación. “Las decoraciones navideñas de Melania Trump son encantadoras, pero ese abrigo se ve ridículo”, reza el título del artículo, publicado por la crítica de moda Robin Givhan.

“La Sra. Trump se vistió de blanco: un vestido con un escote simple, zapatos de tacón de aguja blancos y una bata blanca. Un abrigo le cubre los hombros mientras pasea por la Casa Blanca”, escribió Givhan. “El abrigo se ve ridículo”, añadió.

Para Givhan, “el abrigo fue una distracción” y “una afectación incómoda llevada a un extremo ridículo”. También infirió que la primera dama no era el tipo de anfitrión que hace sentir cómodos a los invitados.

“El abrigo arrojado sobre los hombros es una maniobra de estilo genérica. A menudo se usa en fotografías editoriales para que un modelo pueda mostrar la totalidad de un conjunto, incluido lo que hay debajo del abrigo, porque todo ha sido cuidadosamente coordinado”, explicó.

Pero insistió en que para la primera dama se había convertido en un cliché y es “hora de retirarlo. Para Trump, el cliché parece ser una muleta, una forma de no tener que estar completamente presente”.

“En un video destinado a celebrar la calidez y el espíritu acogedor de la temporada navideña, se irradia frialdad y desdén”, escribió la crítica de moda del Post. “Su atuendo sugiere que está pasando casualmente y tiene poca afinidad por la ocasión”, agregó.

Givhan, ganadora de un premio Pulitzer en 2006, también hace notar que el abrigo había sido usado por Melania en el avión, que en el video no habla ni mira a los espectadores de frente, sino sugiere que está pasando casualmente por el lugar.

Stephanie Grisham, secretaria de prensa de la Casa Blanca, lamentó que algunos medios de comunicación hayan convertido en “una tradición festiva anual atacar todo lo que hace la primera dama”, en clara referencia al diario propiedad del CEO de Amazon, Jeff Bezos. 

La vocera aseguró en un comunicado a la cadena Fox que “si se tratara de una administración demócrata”, el trabajo de Melania Trump sería tratado “positivamente en todos los medios de comunicación”.

El senador cubano-americano Marco Rubio también ha salido en defensa de la primera dama. “Las decoraciones navideñas de la Casa Blanca desencadenan críticas desquiciadas”, escribió en Instagram.

En internet, algunos encontraron excesiva la crítica del Post, como el periodista Matt Laslo, de Vice News, Playboy y Rolling Stone, quien dijo que le encantaba el abrigo y no entendía por qué el diario le dedicaba tanto espacio:

El vestuario de la primera dama suele estar bajo intenso escrutinio público, debido a la discreción y bajo perfil que mantiene, pues se considera una de sus formas de expresión. En junio de 2018, su elección de una chaqueta verde con la frase “Realmente no me importa, ¿y a ti?” en la espalda generó una verdadera tormenta mediática, al usarla antes de visitar un refugio de niños inmigrantes.

Qué leer a continuación