Turismo Carretera. Urcera ganó en la pista; Werner, en la carrera por el título

Alberto Cantore
·5  min de lectura

La Copa de Oro, el mini torneo que consagra al campeón de Turismo Carretera, se convirtió en una pelea de supervivencia, después de los resultados de la carrera en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires. La reducción de fechas (esta temporada apenas serán tres, cuando en el pasado eran cinco) acota el margen de error y el estreno enseñó a los integrantes del podio como vencedores en la pista, pero también en la consolidación para batallar por el campeonato. José Manuel Urcera (Chevrolet), con la victoria se anota en la lista de pretendientes a pintar el N°1; un mes atrás tomó la decisión de cambiar de equipo y la jugada tuvo éxito. Mariano Werner (Ford), el primer escolta en la Catedral, firmó una estrategia inteligente: arribó como puntero y estiró la diferencia en la tabla de los candidatos al título; además, no sumó kilos de lastre. Christian Ledesma (Chevrolet) sostuvo el nivel que demostró en el atípico calendario y con la actuación pulverizó a los detractores; redondeó un 1-3 para Las Toscas Racing.

Lewis Hamilton. El año inolvidable del campeón que reescribió los manuales de la F.1

Para Urcera ganar el Buenos Aires no es nuevo, aunque celebrar en TC era una cuenta pendiente: se impuso en TC Pista en 2014 y en el Súper TC2000, hace tres años. La sumatoria de puntos -el sábado marcó la pole, este domingo ganó la serie y también la carrera final, a 20 vueltas- y la evolución que demostró el auto le abre la ilusión a quien el año pasado obtuvo la Etapa Regular, arribó al Gran Premio Coronación con posibilidades matemáticas, pero el funcionamiento no lo animaba a sentirse candidato.

"Necesitábamos los puntos y ahora también tenemos la victoria habilitante para pelear por el campeonato. Mariano [Werner] está lejos, pero tenemos la ilusión", lanzó el rionegrino, que sumó al ingeniero Luciano Monti al equipo de tareas que involucra también a Carlos Serpero y Maxi Juárez.

Los éxitos necesitan de un golpe de suerte y Urcera lo tuvo con el abandono de Julián Santero (Ford). El mendocino, ganador de la tercera serie, la más rápida y lo que le permitió largar desde la pole la final, imponía condiciones: doblegó en la larga a Urcera y también en el relanzamiento, tras el ingreso del Auto de Seguridad, por el accidente que protagonizaron José Ebarlin (Chevrolet) y Juan Tomás Catalán Magni (Ford).

Fórmula 1: el estudio inglés que explica porqué los cinco títulos de Fangio valen más que los siete de Hamilton y Schumacher

Pero en el quinto giro, el golpe de escena: Santero se quedó sin tracción y debió abandonar. Se derrumbaba el piloto a desbancar; con apenas 8 puntos, a 58 de Werner y con 117,5 en juego, las chances son mínimas.

El supuesto mano a mano entre Urcera y Werner, que componían el antiguo duelo del TC, entre Chevrolet y Ford, no fue tal: el paranaense observó con agrado el segundo puesto, ya que no le agregaba 20 kilos de lastre al auto, lo que sí deberá hacer el ganador. Ganador de su serie, la colección de puntos en un trazado que no le favorece era motivo para sonreír, aunque Chevrolet rompiera con la racha de 10 carreras sin triunfos.

Fórmula 1: el trompo en la largada que retrasó a Bottas y le abrió el camino al título a Hamilton en el GP de Turquía

"Es una pista que nos cuesta, es un buen negocio. En el último relanzamiento no tenía sentido atacar, porque del lado izquierdo había una mancha de aceite", relató Werner a la transmisión de TV; de ganar hacia historia, como la hizo Emilio Satriano hace tres décadas, al triunfar en cuatro carreras consecutivas en un año.

"Carrera enorme, me encanta correr así contra Agustín Canapino, contra Mariano [Werner]. Me permite demostrar que los grandes estamos vigentes: es para todos los que hablan pelotudeces, para los que dicen que nos tenemos que retirar. Los viejos estamos mejor que nunca", se despachó Ledesma, al que Buenos Aires sin dudas le cae bien: fue quinto en la carrera del 4 de octubre y ahora se trepó al podio. Con 38, 5 puntos, marcha 4to en la Copa de Oro, por detrás de Juan Cruz Benvenuti (Torino), que ganó la Etapa Regular, aunque en el "Gálvez" tuvo que esforzarse para sumar: finalizó 11mo y con 50 unidades se ubica tercero en la pelea por la corona.

Los perdedores de la jornada fueron, además de Santero, el campeón defensor Canapino (Chevrolet), que abandonó por la rotura del motor. A falta de dos carreras, 53, 5 puntos lo separan de Werner, con el que batalló en la final hasta que la planta impulsora lo dejó vacío; además necesita ganar una de las dos próximas carreras.

También Santiago Mangoni (Chevrolet), que sostenía las buenas producciones desde que se incorporó al JP Carrera desertó al cortarse un tornillo de biela y romper el motor. Esteban Gini (Torino), que anduvo enredado en varios roces y abandonó a cinco vueltas y el arrecifeño Valentín Aguirre (Dodge), que tras una espectacular escalada desde el puesto 39 llegó al 11, pero hizo un trompo al porfiar la posición con Benvenuti y dilapidó la cosecha.

La Copa de Oro de TC, a falta de dos carreras, enseña una grieta entre los candidatos reales y aquellos que se ilusionan a la corona.