Trompadas en las tribunas en el clásico texano entre Houston Rockets y San Antonio Spurs por la NBA

LA NACION
·2  min de lectura

En plena pandemia y con las restricciones que existen en el mundo del deporte, el clásico texano de la NBA tenía un cupo reducido para los aficionados de los Spurs y de los Rockets el sábado pasado en el Toyota Center de Houston. Sin embargo, eso no impidió que durante el encuentro que enfrentaba a los dos equipos por la temporada regular se vieran escenas de golpes entre un grupo de asistentes a las tribunas.

Gallardo: la frase sobre su futuro y los 5 refuerzos que podrían llegar a River

Van pocos y son privilegiados, pero la emoción los llevó a ofrecer un espectáculo lamentable en el que la seguridad del estadio y personal policial tuvieron que intervenir para separar y sacar del estadio a los fanáticos que, irritados por algún motivo que se desconoce, repartían trompadas en un sector, mientras el juego se desarrollaba.

Entre los agresores de los Rockets y entre aquellos de los Spurs que casi ni se defendían, incluso, la mayoría siquiera estaba con barbijo, en otra particular situación sanitaria que dejó el triunfo por 111-106 de San Antonio, el exequipo de Manu Ginóbili. Alrededor, muchos otros asistentes perdieron de vista lo que sucedía en la cancha con las estrellas y pusieron la mirada y sus teléfonos en la dantesca escena.

"Dejen jugar al Tanque": la campaña impulsada tras la muerte del Morro García

Se espera que esos hinchas desbordados por la pasión sean suspendidos por algún tiempo o, posiblemente, de por vida, ya que los Houston Rockets no pueden dejarlos regresar como si nada hubiera pasado. Sobre todo cuando la NBA ordena que, incluso en el caso de los jugadores, sean multados o suspendidos para dar ejemplos.