Triunfo, al fin y al cabo

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz, enviado

PACHUCA, Hgo., enero 26 (EL UNIVERSAL).- A grandes males, grandes remedios. Juan Reynoso decidió jugar a lo "Puebla", sacrificando la prosapia de un equipo grande como Cruz Azul.

Pero le resultó. Una llegada, un gol, suficiente para ganar, romper la mala racha y construir sobre un triunfo. Los cementeros ganaron (1-0) al Pachuca con gol de Juan Escobar, anteponiendo la urgencia sobre la grandeza. Era necesario, era urgente.

La Máquina salió a la cancha priorizando el cero en su portería. La línea de cinco no es por decreto un planteamiento defensivo, pero la actitud de los cementeros sí lo fue. Primero se priorizó el cero, y poco se pensó en el ataque al rival.

La imbatibilidad en el arco se mantuvo gracias a dos grandes atajadas de Jesús Corona, mientras que al frente Santiago Giménez fue un soldado solitario.

En la parte complementaria, La Máquina seguía soñando con llegar a la portería contraria, hasta que el sueño se hizo realidad. Llegó un tiro de esquina, el balón y Juan Escobar se encontraron, y la pelota llegó a las redes (61').

Pachuca despertó. Quiroga remató y Corona detuvo; el argentino volvió a intentarlo y Rivero salvó en la línea; vino un disparo de Ismael Sosa y el veterano portero volvió a aparecer.

Un gol y tres puntos para Cruz Azul, que sale de su crisis.

* LOS DIRECTORES TÉCNICOS

Paulo Pezzolano careció de variantes para abrir a La Máquina. Juan Reynoso apostó por defenderse y le resultó.

* MUY MAL

Los celestes rompieron el nuevo protocolo de la Liga MX al conceder autógrafos.

4 derrotas seguidas tenía La Máquina.