Triunfo que ayuda a calmar el estrés

·1  min de lectura

Óscar Torres

CIUDAD DE MÉXICO, enero 27 (EL UNIVERSAL).- A pesar de todo y contra todo lo que sucedió en la semana, el América se alzó con el triunfo 2-0 sobre el FC Juárez. Victoria importante por el estrés que sufrió el cuadro azulcrema, —que ahora vistió de blanco—, ya que el juego fue reprogramado en dos ocasiones, debido a los problemas de Covid del equipo, que los mermó en cuanto a la presencia de elementos titulares.

Pero se ganó, con polémica arbitral y todo. Las Águilas llegaron a seis puntos y los Bravos se quedaron con sólo dos, producto de dos empates.

América está en un sube y baja. Por momentos es un equipo que avasalla, tiene el balón y lo mueve a un ritmo que no es normal en México, mucho vértigo que en la mayoría de las ocasiones no está acompañado de la precisión.

Pero también es un equipo que se deja dominar, que se deja arrinconar y por eso se mete en problemas.

En el juego ante el FC Juárez, las Águilas "parchadas" mostraron las dos caras: la dominante que les valió para mandar durante los primeros 20 minutos, periodo donde no se dio el gol; éste llegó cuando ya venía en descenso mediante un tiro de esquina que aprovechó Emanuel Aguilera (29’), y en esa caída vino la reacción de los Bravos, que terminó en el gol de Víctor Velázquez anulado con ayuda del VAR por fuera de lugar. Entró Roger Martínez, el señalado, al que nadie quiere, pero quien con un Juárez desbordado al frente, encontró el espacio preciso para anotar el segundo tanto (73’) y definir. No marcaba desde agosto del año pasado.