#TrincheraAzul: Una encrucijada por el fracaso en Copa MX

La Máquina inició una campaña en redes sociales para respaldar a su entrenador, señalado por hacer un gesto obsceno tras el partido ante Toluca.

El doloroso fracaso de Cruz Azul en la Copa MX puso en una encrucijada al entorno cementero. Se presentaba una gran oportunidad de llegar a una Final, una oportunidad para que pudieran reivindicarse ante los malos resultados en el torneo de Liga. Se tenía la obligación y la necesidad de vencer a Monarcas para que se retomara la confianza y se calmaran las aguas en La Noria, pero desafortunadamente el equipo celeste no supo reaccionar y simplemente no tuvo la mentalidad para triunfar. 

La derrota en tierras michoacanas fue la causante de que esa avalancha de nieve que se venía forjando en el seno cruzazulino se derrumbara, la causante de que se cuestionara injustamente la continuidad de Paco Jémez como estratega de La Máquina. Si bien, el español tuvo grado de responsabilidad ante dicho fracaso, el compromiso de sus jugadores con su proyecto fue el gran causante para que el club no saliera avante y perdiera la batalla. 

Es por ello que la escuadra del estratega español entró en un abismo por ese fracaso consumado en Copa y por esa alarmante racha negativa en el torneo Clausura que los acecha y que los tiene peleando la quema del descenso. Un abismo que pareciera no tener escapatoria, porque los actores en la cancha carecen de compromiso con la institución cementera. Sin duda la falta de mentalidad se ha convertido en el peor enemigo de los futbolistas de Cruz Azul. 

No existen excusas ante dicho fracaso, pero lo que sí es un hecho, es que el timonel europeo no cuenta con la materia prima para triunfar con la institución. El proyecto de Francisco Jémez necesita de futbolistas que encajen en su esquema, que tengan la responsabilidad de entender lo que representa Cruz Azul, algo que por el momento, él no tiene.

Es importante que se continúe con el proyecto Jémez. La directiva cementera no debería dejarse llevar por la actualidad del equipo o por ese fracaso en Copa, sino por el potencial que se puede generar con la continuidad de su estratega. No pueden darse el lujo de seguir en el abismo, se tiene que luchar para salir de ello y evitar pasar por capítulos bochornosos como el doloroso fracaso copero.