Envejecemos a saltos: las tres edades clave que alteran nuestro cuerpo

El envejecimiento no es continuo sino a saltos. Los cambios repentinos en proteínas sanguíneas se producen en tres momentos de nuestra vida | imagen Waltraud Grubitzsch/picture alliance via Getty Images
El envejecimiento no es continuo sino a saltos. Los cambios repentinos en proteínas sanguíneas se producen en tres momentos de nuestra vida | imagen Waltraud Grubitzsch/picture alliance via Getty Images

Los seres humanos no envejecemos de forma continua y lineal a lo largo de los años, sino de manera escalonada o a saltos. Un estudio publicado recientemente en Nature Medicine, y realizado por investigadores de la Universidad de Stanford, afirma que las proteínas presentes en la sangre puede determinar también la edad de una persona, y que los niveles de estas proteínas cambian fundamentalmente en tres momentos de la vida.

Durante años los niveles de estas proteínas en nuestra sangre se mantienen constantes pero, al llegar a determinadas edades, que de media son: 34, 60 y 78 años, aumentan o disminuyen rápidamente su presencia en nuestro organismo. Este cambio brusco en más de 300 proteínas sanguíneas es tan notable que los investigadores de Standford concluyen que podrían adivinar la edad de una persona sin conocerla y solo analizando la presencia de estas proteínas en la sangre.

Los investigadores están convencidos de que los cambios moleculares relacionados con la edad en la sangre podrían proporcionar nuevas ideas sobre la biología de la enfermedad relacionada con la edad. Esta especie de reloj fisiológico, cuyas manecillas son proteínas plasmáticas, son un fiel indicativo del envejecimiento celular y los científicos han sido capaces de establecer la edad de una persona, con un margen de error de apenas tres años.

Tony Wyss-Coray, autor principal de un estudio que encontró que los niveles de proteínas en la sangre de las personas pueden predecir su edad. | imagen Standford University
Tony Wyss-Coray, autor principal de un estudio que encontró que los niveles de proteínas en la sangre de las personas pueden predecir su edad. | imagen Standford University

En el estudio publicado en Nature Medicine, los científicos de Stanford reunieron a un gran grupo de 4263 personas de todas las edades, desde jóvenes con 18 años hasta nonagenarios de 95 años, midiendo unas 3000 proteínas plasmáticas mediante un nuevo enfoque bioinformático. Los resultados dejaron a la luz “marcadas alteraciones no lineales” en los niveles de proteínas plasmáticas con la edad. Estos cambios tienden a agruparse en tres puntos separados en la vida de una persona: edad adulta temprana, edad media tardía y vejez, cuando los niveles de muchas proteínas, que han permanecido constantes durante un tiempo, empiezan a experimentar cambios repentinos.

Por supuesto se necesitan más estudios sobre el tema pero si se confirman las conclusiones de este artículo y la edad de una persona se puede establecer mediante la medición de sus niveles de proteínas en sangre, contaremos con un marcador para interesantes aplicaciones como, por ejemplo, detectar el envejecimiento prematuro de un paciente. Puestos a imaginar nuevas aplicaciones, también podría servir para desarrollar medicamentos que retrasen el envejecimiento mediante la estabilización de los niveles de proteínas en la sangre, e incluso para descubrir medicamentos ya existentes que, sin saberlo, alteren estos niveles y que estén contribuyendo a acelerar o retrasar el envejecimiento.

Más historias que también te pueden interesar: 

Referencias científicos y más información:

Lehallier, Benoit, et al. «Undulating Changes in Human Plasma Proteome Profiles across the Lifespan». Nature Medicine, diciembre de 2019, DOI:10.1038/s41591-019-0673-2.

Standford Medicine, News Center: “Stanford scientists reliably predict people’s age by measuring proteins in blood

Tendencias 21 “El envejecimiento no es continuo, sino por saltos

Qué leer a continuación