El tremendo caño de la hija de tres años de Ángel Di María a su papá

·2  min de lectura
Angel Di Maria festeja un gol para el PSG
Angel Di Maria festeja un gol para el PSG

Cuando los futbolistas no están entrenando, en general, aprovechan para pasar tiempo en familia. Uno de los máximos ejemplos de esto es Ángel Di María, quien junto a Jorgelina Cardoso tuvo dos hijas, Mía (7) y Pía (3). Ambos suelen publicar fotos juntos, donde demuestran cómo disfrutan los momentos familiares.

En cuanto a sus hijas, Pía parece haber heredado el increíble talento futbolístico de su papá. Cardoso subió a Instagram una serie de videos del Fideo jugando con la más chica, donde él le lanzaba la pelota y ella tenía que patear. En todas las ocasiones, la pequeña consiguió embocarle al balón, con diferentes tiros.

El show de Gonzalo Higuaín en la MLS: cantó y bailó “Despacito” para sus compañeros

Algunos fueron derecho a los pies de su papá, Angelito, otros volaron por los aires y uno particularmente sorprendió al futbolista. “¡Uh, golazo!”, manifestó el rosarino ante el patadazo de su hija de tres años, que le pasó entre las piernas con toda potencia.

El caño de Pía a Di María fue compartido por él mismo en redes y hasta se divirtió comentando un posteo de TyC Sports que publicaba el video y se preguntaba si la niña había heredado el talento de su papá. A tal mensaje, la figura del PSG respondió con un emoticón de risas.

Hace poco la familia del futbolista de la Selección argentina fue víctima de un robo en la capital francesa. El mediocampista tuvo que salir del campo de juego para que el entrenador Mauricio Pochettino le avisara de la desgracia que había sucedido en su hogar, donde estaban su mujer y sus pequeñas.

Esteban Edul calificó de “soberbio” a un compañero y pidió disculpas: “Se me escapó”

El argentino llegó al PSG a mediados de 2015 junto a su esposa y a su hija más grande, Mía, con dos años. En octubre de 2017, poco más de dos años después, llegó Pía, quien nació en una clínica de Neully, en París, y ahora crece aprendiendo de su máximo referente futbolístico: su papá.