La trampa de unos padres sin hijo a figuras de la Asociación Nacional del Rifle

·5  min de lectura

Washington, 26 jun (EFE).- El expresidente de la Asociación Nacional del Rifle de EE.UU. pensaba que iba a dar un discurso en la graduación de estudiantes de secundaria y acabó hablando ante sillas vacías, símbolo de las víctimas por armas de fuego. Había caído en la trampa: todo fue un truco de unos padres que habían perdido a su hijo.

David Keene, expresidente de la NRA (Asociación Nacional del Rifle), y el conocido activista proarmas John Lott fueron invitados para pronunciar un discurso a principios de junio durante la ceremonia de graduación de los alumnos del instituto de secundaria James Madison Academy, en Las Vegas.

Ninguno de los dos sabía que ese centro era ficticio y que ambos iban a protagonizar una serie de videos promocionales de Change the Ref, una organización que aboga por el control de las armas de fuego creada por Manuel y Patricia Oliver, los padres de Joaquín Oliver, asesinado a los 17 años en el tiroteo en el instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida), en 2018.

LLAMAR LA ATENCIÓN PARA QUE HAYA VERIFICACIÓN DE ANTECEDENTES

En una conversación con Efe, Patricia Oliver explica que la idea surgió después de que una agencia de relaciones públicas los contactara para este proyecto.

"Los dos son figuras conocidas y queríamos llamar la atención sobre la necesidad que haya 'background checks' (verificación de antecedentes de los compradores de armas de fuego)", detalla esta mujer de origen venezolano que emigró en 2003 a EE.UU. con su familia en busca de una nueva vida cuando su hijo estaba a punto de cumplir tres años.

Así Keene y Lott -este último autor del libro "More Guns, less crime", conocido como la "biblia" de la NRA- terminaron dirigiéndose el pasado 4 de junio a 3.044 sillas blancas vacías para la serie de tres videos "Lost Class"(la clase perdida), pensando que estaban participando en un ensayo de una ceremonia de graduación real.

Ambos hacen mención en sus discursos al cuarto presidente de EE.UU., James Madison (1809-1817), uno de los padres fundadores de la Constitución del país y quien más tarde propuso la Segunda Enmienda, que garantiza el derecho a portar armas.

Durante su alocución Lott afirma que los activistas por el control de armas y los demócratas luchan con "uñas y dientes" para que haya una verificación de los antecedentes de quienes compren armamento.

"Quieren ir y decir 'hemos parado a 3,5 millones de personas peligrosas'. Yo lo veo como que 'hemos parado a 3,5 millones de ciudadanos que cumplen la ley y que querían conseguir un arma", dice.

Contactado por Efe, Lott asegura por correo electrónico que él no tenía intención de que su discurso tuviera un tinte político o que se centrara en el control de armas, pero que lo hizo porque los organizadores del falso evento se lo solicitaron.

Lott compartió con Efe una serie de emails y de pantallazos de mensajes de WhatsApp.

Los correos electrónicos son un intercambio entre Lott y cuentas con un dominio específico de la inexistente escuela James Madison Academy, donde los organizadores de la fiesta de graduación le invitan a mediados de mayo a tomar parte en ceremonia y le dicen que le cubrirán los gastos del viaje y del hotel.

En uno de esos mensajes, Lott expresa su incomodidad sobre el hecho de que tenga que meterse en temas políticos en su discurso.

Patricia Oliver indica a Efe que ellos en concreto no estuvieron en contacto con Lott o Keene sino que lo hicieron a través de la agencia que les ayudó a hacer esta campaña y negó que los videos estén editados, como afirma el activista proarmas, quien condujo más de 1.600 kilómetros de Montana a Las Vegas.

3.044 SILLAS VACÍAS DE ESTUDIANTES FALLECIDOS

Sin embargo, Lott insiste que ha dedicado toda su vida a "intentar evitar los tiroteos en escuelas": "Este grupo impulsa la verificación de antecedentes de armas, pero no hay ningún tiroteo masivo público en este siglo que hubiera podido detenerse incluso si una ley así que hubiera cubierto todo EE.UU.", reflexiona.

Oliver, cuyo hijo hubiera cumplido años el próximo 4 de agosto, matiza que esta campaña no es sobre Keene o Lott, "es sobre las 3.044 sillas desocupadas por los estudiantes perdidos debido a la violencia con armas".

"La gente niega la realidad y no podemos permitirles negarla, porque esto es real, esto está pasando", lamenta.

En Las Vegas, Lott alega que se reunió con varias personas que se identificaron como responsables del instituto ficticio y el 4 de junio participó en el ensayo de la ceremonia, donde había una veintena de técnicos y se empleó drones para la grabación.

Al día siguiente, su contacto con la organización del evento le comunicó que la ceremonia se había cancelado por amenazas de seguridad, según Lott, quien indica que después de esto trató de hablar con esa persona en varias ocasiones para intentar que le reembolsaran los gastos del viaje, pero que nunca obtuvo respuesta.

Patricia Oliver hace hincapié en que no se les debe nada a Lott o a Keene, y señala que lo importante de todo esto es pedir que se impulsen leyes para que haya una verificación universal de antecedentes de los compradores de armas.

Y como se apuntó esta semana desde la cuenta de Twitter de Change the Ref: "irónicamente si los hombres (Lott y Keene) hubieran llevado una comprobación de antecedentes adecuada sobre la escuela, hubieran visto que el colegio es falso".

De acuerdo a datos de la organización Everytown Research & Policy, que recopila estadísticas sobre la violencia con armas de fuego en EE.UU., en lo que llevamos de 2021 se han registrado 34 incidentes con armas de fuego en escuelas del país, que han causado nueve muertos y 15 heridos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.