Toto Wolff: "La Fórmula 1 tiene que haber sido más competitiva en el pasado, porque no puede ser que el tonto de mí esté ahí"

Xavier Prieto Astigarraga
·8  min de lectura
Toto Wolff durante el Gran Premio de Abu Dhabi, 2020
Fuente: Archivo - Crédito: Steve Etherington / DAIMLER AG

En el fútbol sería un Josep Guardiola, un Hans-Dieter Flick. Muy exitoso y formador de equipos que son máquinas. Su equipo trabaja con máquinas de verdad. Alemanas, las mejores. De las que prácticamente nunca fallan. Sí pueden fallar, en cambio, las personas, como en aquellas paradas en boxes que costaron la victoria en Bahréin hace unas semanas. Pero ocurre muy de vez en cuando. Tan pocas veces que Mercedes es desmoralizante para el resto en la Fórmula 1. Desde hace siete temporadas ocurre. Y de la mano de ese Guardiola o Flick que es Torger Christian Wolff. Toto.

Es el jefe de equipo que llegó desde Williams en 2013 y tardó poco en potenciar a la escudería germana: desde 2014 Mercedes y sus pilotos han ganado todos los certámenes de conductores y constructores. Y tal vez más desestimulante para los demás es que Toto Wolff se considere "un tonto" y crea que la escuadra debe repasar "todos los errores cometidos"...

Rally Dakar: Pablo Copetti se impuso en la segunda etapa de cuatriciclos

Como Bernie Ecclestone, ha sido mejor en otro rubro vinculado con el automovilismo que como piloto. Su modesta trayectoria deportiva dio paso a una onerosa carrera ejecutiva que lo hizo dirigir a Williams en tiempos más alegres (2012) y poseer 16% de su paquete accionario, y luego, estar al mando de Mercedes, de la que es propietario en un 33,3% (en 2013 renunció a sus acciones en el equipo inglés para evitar el conflicto de intereses). Como Ron Dennis (McLaren en los ochentas y noventas), Frank Williams (noventas) y Jean Todt (Ferrari en los dos mil), el austríaco de 48 años encabeza una era monopólica en la mejor categoría del mundo. Y sin embargo, se plantea: "La Fórmula 1 no puede estar en este nivel si soy parte de ella. Tiene que haber sido más competitiva en el pasado, porque no puede ser que el tonto de mí esté ahí".

Por una iniciativa de la empresa de fluidos Petronas, LA NACION intervino junto a medios de Brasil en una teleconferencia con Wolff, el rostro fuera de la pista de los logros de Mercedes. "Lo que empezó como un vínculo de marketing se convirtió en una sociedad de integración técnica que contribuyó a que Petronas y Mercedes ganaran siete campeonatos consecutivos. No podríamos haberlo hecho sin Petronas y su constante empeño por el rendimiento. Eso hace tan especial a esta relación, de la que no podríamos desear que fuera mejor", sostuvo.

-En 2020 Lewis Hamilton igualó a Michael Schumacher con siete coronas. Si debieras elegir a uno para desarrollar un equipo, ¿quién sería?

-Uhh... Es una muy buena pregunta. En términos de registros, ambos son quizás los más grandes pilotos de la historia de la Fórmula 1, y han contribuido mucho al gran éxito de sus equipos. Creo que no haría justicia con ellos diciendo "elegiría a éste para iniciar un equipo", porque son personalidades tan distintas, complejas e interesantes que elegiría un clon de Michael y Lewis. Sería el mejor deportista que habría existido en el mundo. Caracteres muy diferentes, con muchas fortalezas y muy pequeñas debilidades. Sé que es una respuesta bastante aburrida, pero así pienso.

Toto Wolff, el arquitecto del equipo reinante en la Fórmula 1
Fuente: Archivo - Crédito: Steve Etherington / DAIMLER AG

-¿Cómo fue no contar con Hamilton por coronavirus?

-Hemos tenido bastantes momentos desafiantes en el pasado, pero somos buenos en reflexionar y tratar de aprender. Dolor más reflexión trae progreso -hago un poco de plagio; no es una frase mía-. Esa semana fue muy desafiante desde el punto de vista humano, porque Lewis es un miembro de la familia, está en el equipo desde hace mucho, y si alguien no está bien, se transforma en la primera prioridad. La Covid-19 no es algo que no se pueda tomar seriamente. Mi primera reacción fue "espero que esté OK y se recupere pronto". Y sé cuán difícil es para él quedarse a un costado y no poder manejar su auto. Por otra parte, George [Russell] fue parte del programa junior de Mercedes. Tenemos una muy buena relación con Williams y recurrimos a ese equipo, que fue colaborativo [Mercedes le provee motores y Wolff fue accionista], y a las 12 horas tuvimos un acuerdo. Para nosotros fue interesante cómo se desempeñaría George en ese contexto de presión, de estar en el mejor auto.

-¿Cuán difícil es mantener motivada a la escudería con tantos títulos?

-Cuando se habla de equipo se habla de personas. Habitualmente se olvida eso, pero todos los seres humanos del equipo son el factor responsable. Se necesita tener los recursos correctos, pero lo que realmente cuenta es la mentalidad de cada miembro, que todos estemos alineados en nuestros valores: integridad, lealtad, hablar siempre con la verdad. Y tan importante como eso es establecer los objetivos correctos, porque nos motivan a continuar empujando los límites. Es la razón por la que hemos batido récords. Estamos muy orgullosos de ello, pero nos enfocamos en el futuro. Nunca miramos atrás. Sólo el día en que uno decida retirarse podrá preguntarse si cumplió sus expectativas.

Toto Wolff, Lewis Hamilton y Valtteri Bottas junto al Mercedes-AMG F1 W11 EQ Performance
Fuente: Archivo - Crédito: DAIMLER AG

-¿Hay algo que te gustaría decirte si volvieras a 2014, cuando empezó este dominio de Mercedes?

-Mmm... Me diría un montón de cosas, cuando me comporté como un tonto o no entendía qué debía hacer. Pero era nuestro desarrollo como seres humanos, la suma de experiencias que vivimos. Y no sería lo que soy si no hubiera tomado las enseñanzas del pasado. Estoy seguro de que cuando mire atrás dentro de cinco años pensaré en mí como aquel mismo tonto, con los mismos errores que ahora veo en mí en 2014. Hay que progresar, mirarse al espejo a la noche y decir "¿dónde metí la pata hoy y cómo puedo evitar estos errores?". Eso se aplica no sólo a la vida profesional, sino también a la privada.

-¿En qué puede mejorar Mercedes el año próximo?

-En todas las áreas. Tenemos que mirar todos los errores que hemos cometido; debilidades y carencias en la organización; cómo desarrollar el talento joven que viene sin crear un cuello de botella; cómo mantener a los líderes en el equipo y construir sobre su expertise, y qué podemos mejorar para afrontar adversidades, como las de este año. Hemos estado al 100% en el grupo que viaja a las carreras y en la fábrica. Este nivel de esfuerzo no es sostenible a largo plazo. Pienso cómo podemos configurar una organización que tenga el mismo rendimiento sin causar agotamiento. Ésa es mi idea central en este momento.

Toto Wolff durante el Gran Premio de Austria 2020
Fuente: Archivo - Crédito: Steve Etherington / DAIMLER AG

-Fuiste comparado con Ron Dennis, Jean Todt y Ross Brawn. ¿Con el de quién se equipara tu estilo?

-Si uno habla de su estilo de gestión, ha perdido el punto. A decir verdad, ni estoy seguro de cómo es el mío. Pero si me enfocara en un elemento, diría que pongo gran interés en la gente y las conexiones que hago. Creo que la gente se da cuenta: no es una cáscara ni soy oportunista, deseo lo mejor para todos nosotros. Y ser mencionado entre esos grandes del pasado, Ron Dennis y Frank Williams, Jean Todt. Necesito pellizcarme. Pienso para mí: "La Fórmula 1 no puede estar en este nivel si soy parte de ella. Tiene que haber sido más competitiva, porque no puede ser que el tonto de mí esté ahí". Soy de los pesimistas [sonrisa].

-En el año de las protestas contra el racismo, ¿cambió tu modo de ver la vida?

-Esa lucha siempre fue cercana a mi corazón porque experimenté el racismo de primera mano en el colegio, con algunos amigos. Y Lewis lo sufrió desde chico, cuando corría en karting, y durante su ascenso en el automovilismo. El racismo obvio, en su cara, pero también el sutil, que es tan doloroso y brutal como el explícito. Cuando comenzó el movimiento Las Vidas Negras Importan, sentimos que era una oportunidad de declarar nuestra lucha contra el racismo y mostrar cuán comprometidos estábamos. La Flecha de Plata siempre ha sido el auto de competición de Mercedes, y decidimos hacer algo que nunca habíamos hecho: pintamos de negro el auto. Permanecerá como un mensaje al mundo: "A todo lo que puedas contribuir en la lucha contra el racismo, deberías contribuirlo". Estamos muy alineados con Lewis.

Toto Wolff junto a Lewis Hamilton y Valtteri Bottas luego del Gran Premio de Emilia Romagna , 2020.
Fuente: Archivo - Crédito: LAT images / DAIMLER AG

-El dinero no parece ser el tema en la negociación de contrato con Hamilton, sino que él está buscando motivación antes de encarar su vida fuera de la pista. ¿Qué dijo sobre su intención de que se le dé espacio?

-Lewis es el mejor piloto de su generación y tal vez el mejor de siempre en la Fórmula 1. Eso debe ser recompensado. Pero nuestras charlas han sido menos sobre dinero que sobre cómo podemos rendir mejor. Cuanto más tiempo se permanece en el deporte, más difícil se vuelve encontrar tiempo para las cosas importantes para uno: pasar tiempo en familia, viajar menos. Y tener menos obligaciones que un piloto joven, como las de atención a los medios y publicidad. Eso es parte del trabajo. Están bien pagos y no se quejan. Pero están exhaustos y estresados tras un día de prácticas o clasificación y teniendo un evento hasta las 10 de la noche de los viernes y los sábados sin haber cenado. Y necesitan prepararse para la carrera... Estamos hablando sobre cómo reducir la carga de trabajo y el estrés de Lewis, de modo que él pueda lograr su máximo rendimiento.

-¿Qué va a pasar en 2022, el año del gran cambio de reglas?

-Nos encanta. Todo cambio de reglas es una motivación enorme para un equipo, nos pone desafíos. En 2022 los autos van a tener un aspecto completamente diferente, la aerodinámica cambiará de manera fundamental, las gomas pasarán a ser de 18 pulgadas... ¿Cuál equipo logrará adaptarse? ¿Cuál lidiará mejor con el tope de costos? Pues... tráiganlo.