Torres es la esperanza del ataque auriazul

·2  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 3 (EL UNIVERSAL).- Pumas confió en Gabriel Torres, jugador panameño de 32 años de edad, para resolver su problema ofensivo, ante la salida de Carlos González y la lesión de Juan Ignacio Dinenno.

¿Podrá con el paquete?

El centroamericano comenzó su carrera a los 15 años de edad, en 2003; de ahí a la fecha ha pasado por 14 equipos en los que ha marcado 129 goles en más de 361 juegos.

Eso no es todo.

Ha jugado en Ecuador, Colombia, Venezuela, Estados Unidos, Suiza, Chile y claro, Panamá.

¿Podrá con el paquete?

Dice que viene comprometido, listo para jugar —si hace falta— ante el Monterrey en la próxima jornada. Afirma que no le interesa meter goles, si es que el equipo gana. Y sabe moverse por todos los frentes del ataque.

Cree que podrá con el paquete, aunque aclara: "No creo que los goles sean mi responsabilidad absoluta. Vengo a aportar a mi experiencia, lo que se ha logrado aprender en estos años lo pongo al servicio del equipo. Vengo a ser uno más, y sí, ojalá marque muchos goles, pero prometo mucho más trabajo. Para mí, lo colectivo siempre está por encima de lo individual", dijo en la presentación realizada por Jesús Ramírez, presidente deportivo del club universitario.

Dice conocer al futbol mexicano, por los duelos entre selecciones: "He tenido la oportunidad de jugar contra México en eliminatorias, todos hablan de que la Liga es importante, ojalá pueda estar al nivel".

No le interesa que se diga que Pumas contrató a un centroamericano para resolver su problema en el ataque: "Tendré que demostrar dentro de la cancha el porqué se me contrató", y reiteró: "Ayudar es más importante que ver una crítica".

No prometió cantidad de goles: "En todos los equipos a los que he ido he marcado, ojalá aquí no sea diferente".

Liga MX al día

Arbitraje. La Comisión dio de baja a Adalid Maganda, por mal comportamiento.

Toluca. El volante Claudio Baeza asegura que el ataque es la fortaleza del Mazatlán FC.

Santos. Carlos Orrantia considera que lo único que le falta al equipo es contundencia.