Tokio 2020 suma escándalos: el director artístico renunció tras proponer vestir de cerdo a una popular animadora