Tokio 2020: cuántos deportistas argentinos ya están clasificados para los Juegos

Gastón Saiz
lanacion.com

El eslogan oficial de Tokio 2020 es "Descubre el mañana", que puede interpretarse desde lo deportivo, lo social y, tratándose de una ciudad hipermoderna, desde lo tecnológico. En los albores del año de los Juegos Olímpicos, la delegación argentina adopta ese mensaje y lo transforma para certificar que también tiene su mañana, una esperanza que se despliega sobre un campo de césped, una carpeta sintética, un tatami, una pileta y aguas abiertas, entre tantos otros escenarios.

Envalentonada por la muy buena actuación en los últimos Juegos Panamericanos, la Argentina ya tiene buena parte de su material humano con el pasaje garantizado a esta cita, que paralizará al mundo deportivo del 24 de julio al 9 de agosto. Las últimas en sumarse al grupo fueron Las Panteras del vóleibol, después de un triunfo notable por 3-1 sobre Colombia en el Preolímpico de Bogotá. Además, ¿con qué cuenta la delegación nacional hasta ahora para el roce directo con las potencias mundiales?

Dispone hoy de 27 plazas olímpicas repartidas en 15 deportes, incluidas ocho de conjunto, que le dan volumen a la delegación hasta alcanzar por el momento un total de 119 atletas. En el transcurso del año se abrirá la chance de obtener nuevos cupos, y a la vuelta de la esquina aparece el Preolímpico masculino de fútbol (Sub 23), que comenzará el 18 de enero y se desarrollará en tres ciudades colombianas. También, aunque su clasificación es casi un hecho, la campeona olímpica de Río de Janeiro 2016 Paula Pareto deberá garantizarse su lugar en judo (hasta 48 kilos). Cabe recordar que a Río 2016 viajaron 213 deportistas (139 hombres y 74 mujeres), cifra que igualó la marca de Londres 1948.

Las selecciones que ya están. En la rama masculina darán el presente el básquetbol (12 jugadores), el handball (14), el vóleibol (12), el rugby 7 (12) y el hockey (16). Entre las mujeres ya hay dos equipos clasificados: a las Panteras (12) se añaden las Leonas (16), quizás el de mayores posibilidades de llegar alto. La medalla dorada olímpica es el lauro que le falta a este emblemático conjunto, que desde 2019 está a cargo de Carlos Retegui, el DT que llevó a los Leones a la consagración en Río 2016. ¿Y qué puede ocurrir con los defensores del título? Los dirigidos por Germán Orozco no lograron entrar en las finales de la Pro League del año pasado y tendrán que alcanzar otra dimensión de juego para pelear por un podio.

Por su parte, el básquetbol asombró con el subcampeonato en el Mundial de China y habrá que ver cómo acondiciona Sergio Hernández al equipo liderado por Luis Scola y Facundo Campazzo. El handball ya atesora el orgullo de encadenar sus terceros Juegos Olímpicos consecutivos, el vóleibol necesitará sus momentos de inspiración y focalización total para aspirar a cruces decisivos, mientras que el rugby 7 intentará ser lo más competitivo posible, luego de arrasar en la clasificación para los Juegos y quitarse el estigma de Canadá en Lima 2019. También actuará el equipo ecuestre de salto, con José Larocca, Matías Albarracín, Martín Dopazo y Estanislao Cremona.

Los atletas individuales. Más allá de que hoy es difícil pronosticar sus reales posibilidades -se destacará más en las distancias largas- la nadadora Delfina Pignatiello será la figura sobresaliente de la delegación argentina. Por todo: frescura, carisma, la ilusión que genera y porque ya representa un elemento indispensable en la actualidad del deporte argentino. La triple medallista dorada en los Panamericanos competirá en 400, 800 y 1500 metros libre y a ella se le unirán en la pileta Santiago Grassi (100 mariposa) y Julia Sebastián (100 y 200 pecho).

Santiago Lange escribió en Río 2016 una las historias más inspiradoras para la Argentina, al conquistar la medalla dorada en la clase Nacra 17, junto a Cecilia Carranza. Pues bien: a los 58 años, y después de completar su sesudo estudio de las aguas japonesas, querrá repetir con su fiel compañera. El yachting dispone hasta ahora también de Sol Branz y Victoria Travascio (49er FX), Facundo Olezza (Finn), Francisco Guaragna (Laser Standard) y Lucía Falasca (Laser Radial).

En las últimas citas, el tiro garantizó presencias y surgen tres argentinos con la mira puesta en Tokio: Fernanda Russo (10 metros rifle de aire), Alexis Eberhardt (50m rifle tres posiciones) y Melisa Gil (Skeet). El tenis traerá nuevas caras, pero por el momento tiene solamente rostro de mujer: saldrá al court Nadia Podoroska, la campeona de Lima 2019 que deberá refrendar su lugar por ranking. El atletismo, uno de los tres pilares del olimpismo, viene siendo un talón de Aquiles para la Argentina, que hasta el momento cuenta como representantes a Joaquín Arbe y Eulalio Muñoz, en maratón. Y en la gimnasia artística -otro de los deportes madre, como la natación- ya sueña Martina Dominici con sus 18 años.

El canotaje fue un éxito en Lima y, como resultado, por ahora es Agustín Vernice (K1 1000) quien reservó un lugar. En aquellos Juegos, la medalla plateada en salto le sirvió al jinete José María Larocca para clasificarse. También el pentatlonista Sergio Alí Villamayor se enfoca en Tokio, y el ciclismo dispone de una plaza en ruta, con nombre por determinar.

Qué leer a continuación