Tigres en el Mundial de Clubes: la emotiva historia del padre Nahuel Guzmán

LA NACION
·3  min de lectura

Nahuel Guzmán, arquero argentino de Tigres de México, recordó a su padre, a quien también le gustaba atajar, en las puertas de la final del Mundial de Clubes frente al Bayern Múnich.

Gabriel Anello cargó contra Rodolfo D'Onofrio por "hacer política" mientras es presidente de River

A través de su cuenta de Instagram, Guzmán, ex arquero de Newell's, contó que, por un mensaje de su amigo "Brunito", analizó una foto del equipo Pascana, en el Torneo Interno del Club Río Negro, donde su "viejo" era el portero y lo apodaban "el gato".

Cuenta el ex arquero del seleccionado argentino en la publicación sobre las leyendas sobre su papá, sobre cuando debió elegir entre Bayern Munich o Bayern Leverkusen ante la aparición de un "caza talentos".

La curiosa jugada preparada en el fútbol alemán que desconcertó a todos

"Dicen por ahí que era un loco, que le decían "el Gato" Guzmán, que salía a cortar centros con una mano, sacaba pelotas del ángulo, tiraba bicicletas en el área y hasta a veces se peleaba con el árbitro o los rivales. Yo sinceramente descreo un poco de todas esas historias, me parecen exageradas...", escribió.

El relato completo

Hoy agarro el teléfono y tengo un mensaje de un amigo, Brunito:

-"Pata, mirá la foto que me manda mi viejo. Hay varios detalles, pero primero decime si el arquero es tu Papá"

-"Si Brunito, el de barba y bigote es mi viejo" le respondo emocionado. Mientras sigo analizando la foto.

Hay muchas cosas de mi viejo que me voy enterando con el tiempo, sobre todo gracias a las historias de gente que lo conoció.

Javier Castrilli citó a un piloto nazi para explicar su expulsión a Maradona en el 96

Cuenta la leyenda que un día discutió con el presidente de Argentino de Rosario, un Club de ascenso, cuando estaba a 2 días de debutar en la 1era del Club. Fue ahí cuando apareció uno de estos "caza talentos" que iban a mirar los entrenamientos y le ofreció una prueba en Alemania. El viaje lo bancaba esa empresa de medicamentos que hace las pastillitas que tomamos para el dolor de cabeza. Entonces este muchacho le preguntó:

-"Preferis el Múnich o el Leverkusen?" A lo que mi viejo sin dudar le respondió:

-"Me tiran los colores maestro, me quedo con el Leverkusen, que tiene la camiseta como Ñubel"

Al final mi viejo terminó jugando en el campo, Arequito, Serodino y varios pueblos más. También jugaba en un Torneo Interno con varios amigos ahí en Barrio Belgrano, en Rosario.

La chicana del Turco García a Independiente y la "dieta de la banana"

Dicen por ahí que era un loco, que le decían "el Gato" Guzmán, que salía a cortar centros con una mano, sacaba pelotas del ángulo, tiraba bicicletas en el área y hasta a veces se peleaba con el árbitro o los rivales. Yo sinceramente descreo un poco de todas esas historias, me parecen exageradas... pero si hoy me lo llego a cruzar de vuelta, le voy a decir que me acompañe, que mañana (por este jueves) vamos a jugar el partido que siempre soñamos.

(?? La foto corresponde al equipo Pascana, en el Torneo Interno del Club Río Negro.)