Todos contra Tigres y Monterrey

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, enero 2 (EL UNIVERSAL).- Los cuatro clubes que se ostentan como los grandes del futbol mexicano tienen una misión más que marcada para este 2020: acabar con el dominio norteño en la llamada Liga MX.

Los Tigres, y ahora el Monterrey. se llevaron 2019 de inicio a fin, al ganar los títulos de Clausura y Apertura, reclamando, en el caso de los felinos, que ya se les incluya entre los siempre favoritos del balompié nacional.

Pero con el año que recién comienza, llegan nuevas ilusiones, nuevos deseos y promesas que cumplir. Tanto América, como Guadalajara, Cruz Azul y Pumas tienen ya que reclamar su lugar y parar la invasión norteña, que a cada torneo gana más dominio en el territorio nacional, lo que se traduce en mayor afición.

Y no se han quedado con los brazos cruzados. América, a pesar de estar jugando las finales, ya hizo contrataciones para reforzar su sector defensivo. Cruz Azul apuesta por revolucionar su ataque. El Guadalajara siempre y sencillamente no se quedó a medias tintas, y renovó el 80 por ciento de su cuadro titular, mientras que los Pumas, se han visto como el cuadro más discreto, concentrándose en traer a jugadores de segunda línea de la MLS de los Estados Unidos.

La guerra está declarada: todos contra el norte. Los grandes deben detener el crecimiento norteño, si es que quieren seguir siendo considerados como tales.

El ganar el título es más que urgente para las Águilas del América, porque además de que el equipo siempre debe aspirar a lo más alto, en este semestre se acaba el contrato de Miguel Herrera como director técnico y también se encuentra en el aire la continuidad de Santiago Baños. Las altas confirmadas hasta el momento son las de Luis Fuentes, lateral izquierdo, y Alonso Escoboza, quien sabe jugar por toda la banda de la izquierda. La posible salida de Guido Rodríguez, es un tema que se deberá arreglar rápidamente.

En el Guadalajara hay renovación en un alto porcentaje del equipo. Amaury Vergara se quedó al frente de la institución por completo, debido a la muerte de su padre. Ricardo Peláez llegó como el mandamás en lo deportivo, y al plantel arribaron más de seis futbolistas, todos con la intención de que sean titulares indiscutibles. Con todo eso es lo que tendrá que trabajar Luis Fernando Tena, técnico del Rebaño, quien tuvo un gran cierre de torneo, lo que le valió la renovación, la cual deberá de refrendar con un buen arranque de campeonato.

Para tapar todos los problemas que hay en el sector directivo-empresarial, Cruz Azul está más que urgido por tener un buen torneo y así desviar la atención. En la portería se ha traído a Sebastián Jurado, mirando a futuro en la portería. En el medio campo se apostó por el uruguayo Pablo Ceppelini para darle imaginación al ataque, además del joven Luis Romo, quien puede jugar en la contención o en la defensa. Y se está a la espera de confirmar la llegada del africano Ake Loba. Otra oportunidad para La Máquina de acabar con la seguía.

Con nueva directiva, Leopoldo Silva Gutiérrez sustituyó a Rodrigo Ares de Parga en el Patronato del Club Universidad Nacional, los Pumas tratarán, sin hacer mucho ruido, de volver a los primeros lugares. La inversión no se ve muy prometedora para los universitarios, que se han enfocado en traer refuerzos de bajo perfil, tratando de encontrar una revelación que les dé la razón. A Miguel González "Míchel", técnico del equipo, ya con mayor experiencia en la Liga MX, se le deberá exigir buenos resultados y que éstos lleguen rápido.

Qué leer a continuación