Tigres golea al Olimpia y avanza a la final de la Concachampions

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 19 (EL UNIVERSAL).- Los Tigres van de nueva cuenta por el torneo que le falta, y por el que tanto ha sido criticado.

Los de la Universidad Autónoma de Nuevo León están en la final de la Liga de Campeones de La Concacaf al derrotar 3-0 al Olimpia de Honduras en juego disputado en la burbuja de Orlando City Stadium.

Todo el gran proceso que lleva Ricardo Ferretti al frente de los Tigres, con títulos de Liga y Copa en diez años, ha quedado marcado por la falta de la Concachampions, y ahora están a un paso, ya están en la final.

Y como siempre fue de la mano de André-Pierre Gignac, quien marcó dos veces, las dos de penalti (45+2 y 56'), además de un autogol de Elvin Oliva.

Un juego que no fue exigente en lo futbolístico, pero sí en lo físico. Los hondureños, dirigidos por el histórico exjugador argentino Pedro Troglio, salieron con el cuchillo entre los dientes, a tratar de diezmar y asustar a los jugadores mexicanos, que tuvieron que resistir y ser pacientes, porque tarde o temprano el gol iba a caer y en consecuencia llegarían los demás.

Ya en tiempo de compensación de la primera parte, vino un tiro a quema ropa sobre la portería del Olimpia, el defensor David Flores metió la mano y en consecuencia se fue expulsado y se marcó el penalti que Gignac hizo gol.

Los hondureños no dejaron de pelear, tuvieron dos manos a mano que Nahuel Guzmán resolvió de buena manera, pero no más, porque Tigres fue el que dominó, e hizo el gasto.

Vino otra mano provocada por Raymundo Fulgencio, otro penalti y otro gol del francés. Caminando, ya con el rival entregado, vino un autogol de Elvin Oliva y no vinieron más por las atajadas del guardameta Menjívar.

Así, desde el 2005, cuando el torneo se llamaba de otra forma, un equipo mexicano se hace presente en la final.